«Ahora tenemos una justicia del siglo XXI, antes era casi del XIX»

Conrado Escobar /
Conrado Escobar

«Se ha demostrado que la concentración de órganos ha servido para recortar plazos de respuesta de sedes judiciales y parajudiciales», asegura el consejero Escobar

Carmen Nevot
CARMEN NEVOTLogroño

Para el consejero de Políticas Sociales, Familia, Igualdad y Justicia, Conrado Escobar, el cambio de sede judicial supuso el colofón a años de reivindicaciones no sólo de unas nuevas instalaciones sino del traspaso de las competencias en materia de justicia del Gobierno central a la Comunidad Autónoma. Un hito que no se produjo hasta enero del 2011, con Escobar al frente del mismo departamento, aunque en el Gobierno de Pedro Sanz. Ahí arrancó el proceso de construcción del actual palacio de justicia, una transformación que se hizo esperar pero que finalmente se hizo realidad hace ahora un año.

De este primer aniversario, el consejero destaca que lo principal es que «funciona, lo hace con absoluta normalidad y cumpliendo los objetivos para los que se había diseñado tanto funcionalmente como urbanísticamente porque es un elemento de mejora urbana».

EN DATOS

1.737
media de ciudadanos que acuden al día al Palacio de Justicia.
127.300
ahorro anual en alquileres.
organismos judiciales
se trasladaron, siete de ellos, sedes judiciales

En este periodo, asegura que se ha podido comprobar que la concentración de órganos -25 en total y 7 de ellos sedes judiciales- «ha servido para recortar plazos de respuesta de sedes judiciales y parajudiciales». A ello se suma la «satisfacción» por el premio que el Consejo Nacional de Arquitectos otorgó al diseño de la nueva edificación. No obstante, «no nos apartamos del proceso de exigencia continua para abordar nuevos retos que tienen que ver con la oficina judicial, la oficina fiscal y la digitalización».

«No nos apartamos del proceso de exigencia para abordar retos, como la oficina judicial» Conrado Escobar | Consejero de Justicia

Respecto a las quejas sobre la climatización y otras cuestiones, asegura que son conscientes de ellas y en el caso de las plantas que rodean el edificio anuncia que se acaba de adjudicar el mantenimiento de las mismas a una nueva empresa para mejorar todos estos aspectos.

El cambio ha sido, en su opinión, sustancial. Antes los expedientes se acumulaban hasta en los pasillos, los espacios eran mínimos en los que, en ocasiones, convivían «el detenido, con el abogado y la víctima». «Había situaciones ciertamente incómodas, violentas y hasta en ocasiones indignas, todos los que están ahora en el edificio mejoran. Ahora tenemos una justicia del siglo XXI y antes era más del XIX», apunta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos