La Justicia riojana obliga a Educación a escolarizar a Adrián Tobías en Escolapias

Marcos Tobías y Sonia Amilburu, los padres de Adrián. :: justo Rodríguez
/
Marcos Tobías y Sonia Amilburu, los padres de Adrián. :: justo Rodríguez

El TSJR da la razón a los padres del niño logroñés de 11 años, que padece epilepsia y hemiparesia, que ha iniciado el curso en el CEIP Siete Infantes

DIEGO MARÍN A. LOGROÑO.

La Justicia ha vuelto a dar la razón a los padres de Adrián Tobías Amilburu, un niño logroñés de 11 años que padece epilepsia y hemiparesia. Desde hace meses Marcos Tobías y Sonia Amilburu luchan por el cauce de los tribunales para defender lo que consideran son los derechos de su hijo. La última resolución del Tribunal Superior de Justicia de La Rioja obliga a la Consejería de Educación, Formación y Empleo del Gobierno de La Rioja a escolarizar a Adrián en Escolapias, el centro que habían elegido sus padres entre las cinco opciones ofrecidas por la Administración.

El actual curso, por indicación del Gobierno de La Rioja, Adrián lo ha iniciado en el CEIP Siete Infantes de Lara estudiando 4º de Primaria. En ese centro estuvo hasta el año 2016, cuando los padres solicitaron el cambio de centro y Educación les propuso una combinación entre el centro de educación ordinaria Escolapias y el especial Los Ángeles. Pero la Administración cambió de opinión en el curso siguiente, en el que Adrián sólo pudo ser escolarizado en Los Ángeles. Entonces comenzó la lucha de los padres para devolver a Adrián a Escolapias, un colegio donde «se había integrado, tiene amigos, y había avanzado a nivel cognitivo», explicaban.

El Tribunal Superior de Justicia de La Rioja dictó el 14 de junio la sentencia favorable a Adrián Tobías Amilburu en el contencioso administrativo contra el Gobierno de La Rioja, considerando que se había «vulnerado el derecho a la igualdad» y reconociendo «el derecho a su escolarización en un centro de educación ordinaria, en la ciudad de Logroño». No obstante, a continuación, el abogado de los padres promovió un incidente de nulidad de la resolución. Educación alegó que Escolapias «no dispone de plazas vacantes» para escolarizar a Adrián, a pesar de ser el «centro escolar solicitado en primera opción» por los padres. «El Siete Infantes de Lara dispone de una plaza vacante y de los recursos y apoyos personales necesarios», justificó la Consejería, que ofrecía también la posibilidad del CEIP Madre de Dios, pero era el primero el que consideraba que era el que «mejor» permitía «garantizar una respuesta pedagógica adecuada atendiendo a todas sus necesidades personales y aquellas derivadas de su discapacidad motórica».

«El Gobierno de La Rioja vulnera los derechos de la discapacidad. Más casos seguirán el mismo cauce», aseguran los padres «Nosotros hemos podido permitírnoslo y hemos luchado», afirma Marcos

Pero los padres no estuvieron conformes y continuaron con el procedimiento judicial alegando que «procedía acoger la petición en cuanto a que el menor se escolarizara en dicho curso escolar en Escolapias para garantizar el derecho a la inclusión educativa». Es más, declaraban que la escolarización en el Siete Infantes de Lara «no garantizaba el derecho a la educación inclusiva del menor».

La nueva sentencia defiende que durante el paso de Adrián por Escolapias «su evolución fue positiva, además de crear en este centro su círculo de amigos, y por tanto se dan todas las circunstancias objetivas para lograr la adecuada inclusión educativa del menor, lo que consideran que no ocurre en el centro Siete Infantes, en el que no se logró la inclusión y sufrió regresión», a lo que añaden que en ese centro «ya no tiene amigos ni compañeros conocidos, siendo muy problemática o imposible su inclusión».

«El Gobierno de La Rioja vulnera los derechos de la discapacidad. Nosotros nos hemos informado, hemos podido permitírnoslo y hemos luchado. Hay más casos que seguirán el mismo cauce», afirma Marcos Tobías.

Fotos

Vídeos