La Justicia dictó 465 condenas en La Rioja en el 2016 por delitos contra la seguridad vial

Una conducción imprudente provocó en la AP-68 la muerte de dos trabajadores que asfaltaban la vía. El conductor fue condenado a 22 meses de cárcel./Miguel Herreros
Una conducción imprudente provocó en la AP-68 la muerte de dos trabajadores que asfaltaban la vía. El conductor fue condenado a 22 meses de cárcel. / Miguel Herreros

Conducir bajo el efecto del alcohol o las drogas y hacerlo sin carné o sin puntos son las infracciones que más conductores llevaron a los tribunales

Luis J. Ruiz
LUIS J. RUIZLogroño

El joven vitoriano Jon R.G. ha sido uno de los últimos condenados por los tribunales riojanos por un delito contra la seguridad vial. El suyo es un caso paradigmático: el 15 de julio del 2013 circulaba por la AP-68 de forma desatenta y confiada. No respetó las indicaciones de los operarios que asfaltaban la vía y pese a las limitaciones de velocidad -primero a 100 kilómetros y después a 80- transitó a no menos de 114,45 kilómetros por hora, concluyó el fallo. Arrolló mortalmente a dos trabajadores de la empresa que adecuaba la vía. El Juzgado de lo Penal 1 le condenó a 22 meses de cárcel. La pena fue suspendida.

Ese fallo es del pasado agosto y engrosará las estadísticas de la próxima memoria de la Fiscalía de La Rioja que, desde hace ya años, aborda de manera específica los delitos contra la seguridad vial. Como la de Jon, la Justicia riojana dictó en el 2016 (últimos datos disponibles) 465 sentencias condenatorias contra conductores que no sólo desatendieron el código de circulación sino que protagonizaron hechos tan graves que acabaron ante un juez acusados de un delito contra la seguridad vial.

Además

La cifra es ligeramente inferior al volumen de condenas del ejercicio anterior (en el 2015 se dictaron 482 sentencias) pero superior a los dos años anteriores: en el 2014 la justicia rubricó 346 fallos condenatorios y en el 2013, 464. Esos números se alejan bastante de los de los años 2012 y 2011, cuando se dictaron 569 y 825 condenas, respectivamente. En la mayor parte de los casos, especifica la Fiscalía en su memoria, «las sentencias se siguen dictando por los juzgados de instrucción de conformidad» con el acusado, realidad extensible a los juzgados de lo penal.

«Se debe seguir trabajando en la tolerancia cero de alcohol o drogas al volante» Fiscalía riojana

Sin carné de conducir

Seis son los delitos que pueden llevar a un conductor hasta el Palacio de Justicia, pero sigue siendo la conducción bajo los efectos de las drogas o el alcohol la causa fundamental. En La Rioja y en España. Durante el 2016, 307 conductores que superaron los 0,60 miligramos de alcohol por litro en aire expirado o dieron positivo por consumo de estupefacientes en los controles de la Guardia Civil o la Policía Local fueron condenados penalmente. Esa cifra representa un ligero descenso en relación a los dos años anteriores (347 condenas en el 2015 y 375 en el 2014) y bastante alejada de las 578 del 2011.

«Debe seguirse trabajando en la tolerancia cero de alcohol o drogas al volante para lograr una conciencia ciudadana de respetar la norma y lograr el objetivo de no combinar el consumo y la conducción», dice la Fiscalía riojana, que alerta de que los controles de drogas arrojan un «notable poli-consumo» de sustancias.

Sin condenas penales por exceso de velocidad (superar el límite máximo de la vía en sesenta kilómetros si es zona urbana y ochenta en interurbana), el segundo delito contra la seguridad vial más habitual en La Rioja es el de ponerse delante de un volante sin estar habilitado legalmente para ello.

Mermoria de la fiscal delegada de Seguridad Vial.
Mermoria de la fiscal delegada de Seguridad Vial.

Durante el año pasado se dictaron 132 fallos por este motivo. Según concreta la Fiscalía riojana, 54 de esas condenas fueron por conducir después de haber perdido todos los puntos del carné y 23 por hacerlo estando privado del permiso por decisión judicial. Además, 55 personas fueron sorprendidas conduciendo un vehículo o una motocicleta sin haberse sacado carné alguno.

A lo anterior hay que añadir los once condenados por circular de manera temeraria poniendo en peligro la vida o integridad de las personas; los 14 que se negaron a realizar las pruebas de drogas o alcohol; y el que originó «un grave riesgo para la circulación», delito que incluye la colocación en la vía de obstáculos, el derramamiento de sustancias deslizantes o inflamables, la modificación o sustracción de señales y el no restablecimiento de la seguridad de la vía cuando se esté obligado a ello.

Mermoria de la fiscal delegada de Seguridad Vial.
Mermoria de la fiscal delegada de Seguridad Vial.

Balance «muy negativo»

Más allá de la actividad judicial, la Fiscalía recuerda que en el 2016 hubo 23 víctimas mortales en La Rioja, un dato «muy negativo». A ellos hay que sumar 60 heridos graves y 868 leves. La Fiscalía General del Estado sostiene la urgente necesidad de «un replanteamiento de las estrategias viales desde una perspectiva multidisciplinar que invierta la tendencia apreciada».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos