Junto a la azada, el dron y el robot

Junto a la azada, el dron y el robot

Futuro en Español reafirma su compromiso, en palabras de Ceniceros, con «un proyecto y una lengua que une y abre puertas»

INÉS MARTÍNEZ LOGROÑO.

La jornada de ayer se abrió con las palabras de Javier Doval, director general de Nueva Rioja, que destacó la «importancia competitiva de primer orden que supone el español» en el intercambio empresarial en todos los sectores. Algo que respaldó Guillermo Fernández de Soto, director para Europa de CAF-Banco de Desarrollo de América Latina, que destacó que la agroindustria es un tema de interés global: «España tiene mucha experiencia y América Latina tiene un gran potencial». Fernández de Soto explicó también que CAF «es una institución que se adapta a las necesidades de los países miembros y ha diseñado un plan que busca apoyar un desarrollo con el fin de contribuir a cerrar las brechas de productividad existentes».

Por su parte, Íñigo Nagore, consejero de Agricultura del Gobierno de la Rioja, hizo un repaso de las nuevas tecnologías que se están utilizando en el mundo de la agroindustria, como mapas de precisión, drones, inteligencia artificial... «Va a ser y está siendo un cambio radical», sentenció. Una transformación «a la que nos obligan tanto el cambio climático como el cambio en las exigencias de nuestra sociedad en materia de cantidad y calidad».

La primera charla de la jornada, bajo el título 'Agricultura de precisión. Investigación y formación al alcance de todo', fue impartida por Emilio Gil Moya, Profesor de Ingeniaría Agroalimentaria y Biotecnología, que centró sus palabras en desgranar la importancia de la aplicación de la tecnología de precisión en el campo y en resaltar la necesidad de formación en el sector y en la sociedad. Como ejemplo, habló de cómo «siempre en el sector se habla de hectáreas para calcular la aplicación de fitosanitarios pero todo dependerá de la vegetación. Por ello se utiliza la aplicación variable, que se calcula con mapas de precisión, que permiten ahorrar hasta un 38% del producto». Pero tanto en este como en otros ejemplos que el profesor puso, los conocimientos deben ser adquiridos por el agricultor y se le deben dar facilidades para su aplicación.

Guillermo Fernández de Soto

Por su parte, José Ignacio Ceniceros, destacó en el cierre de la jornada su compromiso con un proyecto y una lengua «que une y abre puertas» y ha dicho que es el momento de «mostrar su verdadero valor».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos