Junto a la azada, el dron

Junto a la azada, el dron
Miguel Herreros

La implantación de las nuevas tecnologías en la agricultura y la necesidad de formación específica han centrado la apertura de la segunda jornada de FEE

Inés Martínez
INÉS MARTÍNEZLogroño

La jornada de hoy de Futuro en Español ha dado un giro radical respecto a lo que se trató en la primera jornada. En esta segunda, el tema de debate se ha centrado en ‘Nuevas tecnologías para la agroalimentación en España y América Latina” y se ha hablado de intercambio de información y experiencias entre España y América Latina, de la necesidad que tiene la agroindustria de lleva a cambio ese intercambio y de la agricultura de precisión como presente y futuro del sector.

El encargado de abrir la jornada ha sido Javier Doval, director General de Nueva Rioja, que ha hablado de la “importancia competitiva de primer orden que supone el español” en el intercambio empresarial en todos los sectores. Algo que ha respaldado Guillermo Fernández de Soto, director para Europa de CAF-Banco de Desarrollo de América Latina, que ha destacado que la agroindustria es un tema de interés global: “España tiene mucha experiencia y América Latina tiene un gran potencial” ha dicho. Fernández de Soto ha explicado también que CAF “es una institución que se adapta a las necesidades de los países miembros y ha diseñado un plan que busca apoyar un desarrollo con el fin de contribuir a cerrar las brechas de productividad existentes”.

Hoy

9.45 horas:
Inauguración oficial. Intervienen Javier Doval, director general de Nueva Rioja, S.A.; Guillermo Fernández de Soto, director para Europa CAF-Banco de Desarrollo de América Latina; e Íñigo Nagore, consejero de Agricultura y Medio Ambiente del Gobierno de La Rioja.
10.10 horas:
Agricultura de precisión. Investigación y formación al alcance de todos. Emilio Gil Moya. Profesor de Ingeniería Agroalimentaria y Biotecnología, director de la Unidad de Mecanización Agraria.
10.40 horas:
Agroindustria 4.0. Roberto García Torrente, director de Innovación Agroalimentaria de Cajamar-Caja Rural; Iván Nieto, director de desarrollo internacional del Centro Nacional de Tecnología Alimentaria (CNTA); Fredy Chávez, gerente del centro de investigación e innovación de Danper (Perú); Julio Herreros, director general de Innovación del Gobierno de La Rioja.
12.15 horas:
Agricultura de precisión. Gonzalo de Castro, ejecutivo senior de CAF-Banco de Desarrollo de América Latina; Stanley C. Best Sepúlveda, director del Programa de Agricultura de Precisión del INIA (Chile); Andrés Méndez. Coordinador del Proyecto Máquinas y Agro componentes Precisos. INTA Manfredi (Argentina); y León Arnedo, CEO de EncoreLab.
13.30 horas:
Clausura. José Ignacio Ceniceros. Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja.

Íñigo Nagore, consejero de Agricultura del Gobierno de la Rioja, ha hecho un repaso de las nuevas tecnologías que se están utilizando en el mundo de la agroindustria, como mapas de precisión, drones, inteligencia artificial… “Va a ser y está siendo un cambio radical”, ha dicho. Una transformación “a la que nos obligan tanto el cambio climático como el cambio en las exigencias de nuestra sociedad en materia de cantidad y calidad”. Nagore ha destacado también algo que ha centrado parte de la jornada: la necesidad de formación de agricultores. “Solo 10 de cada 100 trabajadores del sector tienen formación específica”. Para terminar ha dicho que “tenemos las condiciones y el tejido; estamos en condiciones óptimas para un gran desarrollo”.

Relacionado

La primera charla de la jornada, bajo el título “Agricultura de precisión. Investigación y formación al alcance de todo”, ha sido impartida por Emilio Gil Moya, Profesor de Ingeniaría Agroalimentaria y Biotecnología, que ha centrado sus palabras en desgranar la importancia de la aplicación de la tecnología de precisión en el campo y en resaltar la necesidad de formación en el sector y en la sociedad. Como ejemplos ha hablado de cómo siempre en el sector se habla de hectáreas a la hora de calcular la aplicación de fitosanitarios pero “todo dependerá de la vegetación. Por ello se utiliza la aplicación variable, que se calcula con mapas de precisión, que permiten ahorrar hasta un 38% del producto”. Pero tanto en este como en otros ejemplos que el profesor ha puesto, los conocimientos deben ser adquiridos por el agricultor y se le deben dar facilidades para su aplicación.

El acceso a esa tecnología, demostrar que funciona, hacerla atractiva a las nuevas generaciones, el apoyo financiero y la rentabilidad de las inversiones son algunos de los conceptos imprescindibles para que la tecnología de precisión tenga una amplia implantación. Para Gil Moya, “de nuestra capacidad de aprovechar las nuevas tecnologías dependerá nuestro mejor futuro”.

Fotos

Vídeos