Una juez declara usureros los intereses remuneratorios de una tarjeta de crédito

La sentencia, pionera en La Rioja, ordena a la entidad bancaria que devuelva a su cliente lo abonado de más al aplicarle un TAE del 29,08%

C. NEVOT LOGROÑO.

En una sentencia sin precedentes la Audiencia Provincial de La Rioja ha declarado «usurario» el interés remuneratorio de una tarjeta de crédito y condena a la entidad financiera con la que contrató la mencionada tarjeta a devolver todo lo abonado de más por su cliente.

La Audiencia da la razón a un hombre a quien Caixa Card, filial de Caixabank creada en el 2012 para gestionar su negocio de tarjetas de crédito, aplicó un interés del 29,09% TAE entre enero y abril del 2014 -a partir de entonces no pudo afrontar el pago del préstamo- cuando, según las estadísticas publicadas por el Banco de España los intereses de los préstamos al consumo oscilaron entre un TAE del 9,62% al 9,98%. Es decir, triplicaba el máximo habitual en operaciones similares «resultando desproporcionadamente alto», apunta el fallo judicial. La sentencia, que tumba en parte otra dictada en primera instancia por el juzgado número 4 de Logroño que daba la razón a la entidad bancaria, condena al titular de la tarjeta de crédito a devolver el importe del crédito no amortizado, pero descontándoles los intereses «usurarios» que ya había pagado.

LAS CLAVES

u¿Qué? Por primera vez en La Rioja una juez declara usurarios los intereses remuneratorios de una tarjeta de crédito
Considera que la entidad financiera se excedió al aplicar casi el triple de los interés habituales recogidos por las estadísticas del Banco de España.
uCondena al cliente a devolver el capital no amortizado pero, eso sí, descontando lo que pagó de más con el interés usurario que fue del 29,09% TAE.
uRecuerda la juez al cliente que el interés ya era excesivo a la firma del contrato.

Para la magistrada, que recoge extractos de varios fallos similares, entre ellos uno del Tribunal Supremo, no hay duda de que en este caso, tramitado por la abogada Gisela Bernaldez, hay que aplicar la Ley de Represión de la Usura pese a que no es propiamente un contrato de préstamo al uso, sino un crédito del que el consumidor puede disponer gracias a una tarjeta expedida por la entidad financiera. Tal como establece la propia normativa, «la Ley se aplicará a toda operación sustancialmente equivalente a un préstamo de dinero, cualesquiera que sea la forma que revista el contrato y la garantía que para su cumplimiento se haya ofrecido». Y para que la operación pueda considerarse usuraria basta con que «se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias el caso».

Más allá de considerar que concurren todas las circunstancias para considerar los intereses usurarios, la juez que firma la sentencia recuerda que en el 2014 la entidad aplicó un interés del 2,15%, TAE 29,08% cuando en el contrato se establecía un interés del 1,15% nominal mensual y 14,70% TAE. Una modificación sustancial en las condiciones que «no consta que se hubieran notificado» ni tampoco «puede considerarse una cláusula beneficiosa para el titular», señala la sentencia.

La juez también lanza un aviso al cliente respecto al interés establecido en el contrato. Asegura que ya excedía los límites que recogían las estadísticas publicadas por el Banco de España ya que en julio del 2004 el TAE era del 7,93 y en el contrato se estableció en el 14,70%, es decir, 6,77 puntos por encima. «Sin embargo, el 14,70% establecido en el contrato no es objeto de recurso y conforme a lo establecido en la Ley Procesal Civil sólo se dará respuesta a las cuestiones planteadas en el recurso sin entrar en aquellas otras cuestiones que hayan sido consentidas por la parte a quien hayan podido perjudicar», recoge el fallo.

Pero, además, dice que en el contrato se estableció un límite de 1.200 euros y la entidad lo fue ampliando unilateralmente a 2.200 en febrero del 2012, 3.200 en agosto del mismo año y a 4.200 en marzo del 2013. Estas tres ampliaciones fueron notificadas al cliente, junto a que no tendría comisión adicional, pero no se le dijo nada del cambio de intereses.

Fotos

Vídeos