La emancipación, un sueño aún alejado para la juventud riojana

El Observatorio del Consejo de la Juventud pinta un escenario sombrío: un joven debería dedicar la mitad de su salario para comprar un piso de 65 metros

Maite Mayayo
MAITE MAYAYOLogroño

La independencia hogareña tiene un precio y todavía sigue siendo muy alto para cualquier joven, aunque trabaje. De ello son conscientes tanto el Gobierno regional como el Ministerio, que han firmado en Madrid el contenido de un nuevo Plan Estatal de Vivienda que este año reportará a La Rioja7,3 millones con la intención de «contribuir al cumplimiento constitucional del acceso a una vivienda digna para todos los ciudadanos, con especial hincapié en aquellos que lo tienen más difícil, como los jóvenes». Y consciente es también el Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud que, con datos correspondientes al segundo semestre del 2016, pinta un escenario sombrío para que un hijo vuele del nido paterno. Un joven riojano tiene que dedicar el 45,6% de sus ingresos a pagar una vivienda si opta por comprarla en solitario (por cierto, le llegaría sólo para una de 65,8 metros cuadrados) o bien el 47,5% si se decide por el alquiler (pero no más de 51 metros cuadrados).

Soltar amarras no es tarea fácil porque casi la mitad de lo que el joven ganara debería ir a la vivienda, y lo más penoso es que, además, estaría por encima del umbral recomendable (el 30% como máximo de la renta disponible). Esta situación afectaría a todos los tramos de edad, con especial incidencia hasta resultar casi inasumible en los chavales de menor edad. El intervalo de 16 a 24 años debería dedicar hasta el 65,2% de sus exiguos ingresos a pagar un alquiler (una media de 408 euros/mes) y sólo el colectivo de 30 a 34 años podría plantearse con ciertas garantías abordar esa renta (el esfuerzo sería del 34,5%).

En el caso de un joven 'single' que se planteara tener la casa en propiedad, los porcentajes serían un par de puntos a la baja, con el añadido de que debería disponer previamente de 3,2 veces su sueldo anual solamente para hacer frente al importe de la entrada en un régimen de compraventa.

Pero como siempre ocurre, el vaso se puede ver medio lleno o medio vacío. Y ahí están los datos nacionales para insuflar optimismo regional: el esfuerzo que tendría que realizar un joven español para hacerse con la propiedad de un piso (que no pasaría de 52 metros cuadrados) sería del 57,9% de sus ingresos (doce puntos más que un chaval de La Rioja para menos superficie). O si prefiere el alquiler debería reservar el 69,3% de sus ganancias a pagar una renta de un pisito de 34 metros cuadrados (21 puntos superior al esfuerzo de un riojano).

Así están las cosas, al menos en el segundo semestre del 2016. Pero hubo años en que todavía estaba peor. Si retrocedemos en el tiempo hasta el 2007, el riojano que quería financiar su 'nidito' debía emplear en ello el 58,2% de sus ingresos (frente al 45,6% del 2016). El informe del Consejo de la Juventud reseñaba en aquel momento que suponía el de mayor esfuerzo de un joven en solitario en los últimos doce años.

Los datos, claro, son más favorables si en lugar de una persona en solitario, el asunto de la casa se plantea en compañía de alguien también con trabajo o en pareja. El esfuerzo a realizar en el segundo semestre del 2016 para acceder a una vivienda estaba por debajo del límite aconsejable del 30% de los ingresos (tanto en el caso del alquiler, el 23,5%, como en el de compra hipotecaria, el 22,5%), una situación mejor que la observada a nivel nacional y de la que se benefician todas las franjas de edad. Conclusión: mejor volar de casa en comandita.

El Observatorio aporta un reguero de datos para la reflexión. Por ejemplo, un joven riojano tendría que tener un sueldo de 1.304,61 euros mensuales (ahora no llega a 700 euros) para afrontar sin ahogos la hipoteca de un piso libre (109.000 euros). Es decir, un chaval riojano necesitaría ganar casi el doble más cada mes para pagar su piso. Un porcentaje que se dispara en el intervalo de los 16 a los 24 años al 108% (o sea, inabordable). Si en lugar de una solitaria nómina, a la hipoteca se le hace frente en pareja, en el caso de La Rioja los datos siguen siendo muy favorables: les llegaría holgadamente (le 'sobraría' casi el 25%).

El Consejo de la Juventud asegura que aunque el salario medio de una persona joven en La Rioja se encuentra por debajo de la media del conjunto del país, no está entre los más bajos. De esta manera, la capacidad adquisitiva de los jóvenes y parejas de menos de 30 años se sitúa en un nivel intermedio.

Respecto al mercado inmobiliario de la comunidad autónoma, el Observatorio subraya que La Rioja cuenta con uno de los costes de acceso a la vivienda menores dentro del panorama español. El precio del alquiler, a pesar de que ha aumentado el 4,13% en el último año, se mantiene como el tercero más bajo del país y el de compra de una vivienda también se localizara en la parte baja de las comunidades, con una ligera caída en el precio de compra de segunda mano así como un descenso del 3,65% en el caso de la vivienda de nueva construcción en relación al año anterior).

Fotos

Vídeos