Cazado en Sojuela un jabalí de 165 kilos

El joven Jaime MIranda (de narana) junto a otros compañeros y el jabalí de 165 kilos/J.M.P.
El joven Jaime MIranda (de narana) junto a otros compañeros y el jabalí de 165 kilos / J.M.P.

El animal (uno de los mayores capturados en el norte de España) se defendió con fiereza de los perros, acabando con la vida de uno y dejando a otros tres heridos

Pilar Hidalgo
PILAR HIDALGO

Descomunal, increíble... Son algunos de los adjetivos que emplean los miembros de la Sociedad de Cazadores de Sojuela para describir al jabalí que el pasado sábado apresaron en las inmediaciones de esta localidad y que pesó nada menos que 165 kilos. La pieza aseguran que constituye la más grande de las que se han capturado en una batida autorizada en La Rioja y una de las mayores en la cornisa norte del país.

La jornada de caza había comenzado poco rato antes. Se trataba de la quinta de las nueve batidas que cuentan con permiso del Gobierno riojano en el término de Sojuela al cabo de la temporada cinegética, que se extiende de septiembre a febrero. El reloj marcaba las 8.50 horas cuando un grupo de perros avistó un jabalí tremendo. «Lo buscaron y lo sacaron de la 'cama' al monte a lo limpio», recuerda Jaime Miranda Pereira. El animal echó a correr, pero entre trece canes lo rodearon y pararon. «Lo agarraron y le hinqué el cuchillo» que terminó con su vida, relata este joven de Pradejón de 24 años de edad. «Nunca había visto algo semejante», señala el también dueño de la rehala Japireja.

«Menos mal que tengo perros de gran alzada, muy fuertes y que estaban frescos porque acabábamos de empezar. Si llegan a localizarlo a mitad de mañana, lo mismo me deja sin animales», comenta Jaime, quien se topó con el bicho solo, pese a que había más compañeros cerca.

El grupo terminó en el mismo día con cuatro ejemplares más, tres de ellos de unos 100 kilos y todos machos

Sin disparos

Jaime acabó con el jabalí sin efectuar ningún disparo, pero antes de desangrarse este animal salvaje dejó muestra de su fiereza. Durante la pugna con los canes «rajó a varios perros y los lanzaba por el aire para defenderse», evoca el padre del joven cazador, Jaime Miranda Eguizábal. Como consecuencia del lance, un perro murió y tres más resultaron heridos. Uno de ellos permanecía ayer ingresado, recuperándose de las heridas, y los otros dos también se van restableciendo en una perrera.

La jornada de caza dio más de sí. El grupo mató a otros cuatro jabalíes, tres de ellos de cerca de 100 kilos. Además del gran tamaño de las piezas, al padre, un veterano cazador, le llamó la atención que «todos eran machos». «No había ninguna hembra, lo que resulta extraño porque normalmente suele estar una hembra en celo y los machos alrededor», afirma Jaime Miranda Eguizábal.

Miranda Eguizábal repara asimismo en que la muerte de estos animales ha podido evitar alguna tragedia, ya que se cogieron muy cerca del pueblo de Sojuela. «Si alguno hubiera salido a la carretera, hubiera preparado un cristo tremendo», sostiene. Tras limpiar y analizar el ejemplar de 165 kilos, los miembros de la Sociedad de Cazadores de Sojuela ya piensan en la de carne que van a preparar. Acostumbran a hacer chorizos con las piezas abatidas y se los reparten. Parece que esta vez van a disponer de provisiones para largo tiempo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos