La subasta se cierra, los Pérez perderán su casa

José Pérez Jiménez, junto a su mujer, su hija, en su vivienda/Sonia Tercero
José Pérez Jiménez, junto a su mujer, su hija, en su vivienda / Sonia Tercero

La subasta pública ya se ha cerrado y cuando los nuevos propietarios ejecuten sus derechos, la familia perderá su hogar por una deuda con la comunidad de 5.600 euros

LA RIOJALogroño

La familia Jiménez va a perder su casa. La subasta pública que se realizaba entre el viernes y el sábado ya se ha acabado y los nuevos propietarios podrán solicitar ahora al tribunal el desalojo de la familia que anteriormente ocupaba la vivienda. De esta manera, los cinco Jiménez, de entre 56 y 3 años, se irán a la calle.

A cambio recibirán el importe de la subasta menos el importe de la deuda: esos 5.600 euros que le deben al resto de propietarios de su edificio por unas obras en la escalera que nunca se terminaron.

Todo empezó hace tres años con una obra de reacondicionamiento de la escalera; una intervención que se quedó a medias pero obligó a los vecinos a pagar una derrama que José Pérez Jiménez no pudo aportar. .

«Lo que empezó siendo un procedimiento monitorio se ha transformado en una ejecución de títulos judiciales», explicaba el jueves Nieves Verano, representante de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca en La Rioja, que pedía al juez que valore «la proporcionalidad de la deuda con el hecho de que cinco miembros de una familia, incluyendo un niño de tres años, puedan acabar desahuciados».

Junto a José Pérez Jiménez, de 56 años, incapacitado tras sufrir cinco operaciones en una pierna, viven su esposa (55), discapacitada, sus dos hijos (de 34 y 23 años) y un nieto. La familia, con todos sus miembros en situación de desempleo, subsiste gracias a una ayuda mensual de 400 euros y a los alimentos que les proporciona Cáritas. La procuradora y el abogado de la familia ha presentado varios recursos de anulación del procedimiento para detener la subasta iniciada de forma telemática el 6 de enero con un precio de salida de 25.163,32 euros. El dinero de la venta, menos la deuda y los gastos, será para la familia. Ayer, al cierre de esta edición, no habían obtenido respuesta pero, en palabras de Nieves Verano, «no perdemos la esperanza». Porque la intención de la PAH es ayudar a la familia a saldar esa deuda y, para ello, es necesario «parar la maquinaria».

«Un vecino me ofreció por mi casa los 5.600 euros que debo y otros 5.000 euros», advirtió ayer José Pérez Jiménez, entendiendo que son víctimas de «una estafa extraordinaria». «Yo estoy dispuesto a pagar, no nos negamos, porque hay gente que nos va ayudar. Lo que le pido al juez es que no me tire a la calle porque tengo un nieto de tres años y mi mujer está enferma», reclama.

Desde la comunidad de vecinos del número 68 de la calle Marqués de San Nicolás se han puesto en contacto con Diario LA RIOJA, según publicaba este sábado en su artículo Diego Marín, porque querían aclarar que nadie allí está interesado en la casa de José Pérez Jiménez ni conocen a quienes han pujado en la subasta, lo único que les preocupa es la deuda. «El resto de propietarios tenemos que soportar la morosidad de esta gente. En el 2014 se les denunció y nunca han venido a las reuniones. La responsabilidad de la deuda es del propietario, que no ha querido pagar nunca», explican. Añaden que "la cuota ha pasado de 13 a 27 euros, y no de 5 a 280 euros, tal y como declaró José Pérez Jiménez el pasado jueves en la rueda de prensa convocada por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. Es más, detallan que al menos tres de los 19 propietarios del edificio están en una situación similar a la de José.

Y en cuanto a las obras que originaron la deuda, que tras el proceso judicial, incluso, parece haberse incrementado hasta los 7.622,28 euros (más intereses y gastos), se puntualiza que estuvieron motivadas por la inspección técnica de edificios a la que obliga el Ayuntamiento de Logroño.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos