El invierno se queda

Aspecto que ofrecía ayer la N-111, a la altura de Lumbreras, bajo una intensa nevada. :: /Justo Rodriguez
Aspecto que ofrecía ayer la N-111, a la altura de Lumbreras, bajo una intensa nevada. :: / Justo Rodriguez

Todos los puertos de la red secundaria están con cadenas, mientas se espera más frío para las próximas horas

LA RIOJA Logroño

Los riojanos volvieron ayer a abrigarse, siguen esta mañaa, y más les valdrá ahcero druante los próximos días. Como estaba anunciado, la nieve regresó a las zonas más elevadas de la comunidad y también se registró alguna granizada aislada. Por fortuna, sin embargo, no hubo incidencias destacadas.

Pero esta noche ha vuelto a nevar: ahora, todos los puertos de montaña de la red autonómica de carreteras (La Rasa en Muro de Cameros, Peña Hincada en Ortigosa, Sancho Leza en Laguna, La Pradilla en Valgañón y Montenegro en Viniegra de Arriba) requieren el uso de cadenas por la presencia de nieve en la calzada.

Durante la jornada en la que las máximas descenderán aún más y se podría acumular nieve con entre 5 y 7 centímetros de espesor.

Relacionado

El Gobierno de La Rioja movilizó ayer siete equipos en prevención de los problemas que el hielo o la nieve pudieran ocasionar en la red viaria riojana.

Por su parte, Autopistas, compañía del Grupo Abertis, activó un dispositivo de seguridad vial en la AP-68 para hacer frente a las posibles nevadas. «Un operativo que cuenta con 85 profesionales y 23 máquinas quitanieves preparadas para esparcir 3.950 toneladas de sal y 810.000 litros de salmuera», informo la empresa en un comunicado. El dispositivo se coordina desde el Centro de Operaciones y Seguridad Vial de Logroño, que monitoriza el tráfico de estas vías las 24 horas del día, los 365 días del año.

El cielo estará hoy cubierto en toda la comunidad y las precipitaciones serán más frecuentes en la Ibérica occidental y más débiles y ocasionales en la ribera media y baja del Ebro. La cota de nieve bajará de 600 a 400 metros. Las temperaturas mínimas continuarán sin cambios y las máximas irán en descenso, que serán localmente notables. Habrá heladas débiles en zonas altas y el viento soplará del norte y noroeste, lo que hará más acusada la sensación de frío.

Las precipitaciones continuarán durante el sábado, aunque más débiles en general en la segunda mitad del día en la Ibérica y con probabilidad de que se extiendan al resto. Nevará por encima de los 1.000 a 1.200 metros y las temperaturas subirán, de forma más acusada en las máximas. La sierra no se librará de las heladas y soplarán vientos del noroeste. Por último, el cielo se mantendrá cubierto el domingo y las precipitaciones serán más frecuentes e intensas en la Ibérica. La cota de la nieve bajará hasta los 500 metros y, mientras la temperaturas mínimas apenas registrarán cambios, las máximas caerán.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos