Un invernal día de juegos para unos e incidencias para otros

Un niño se desliza por la nieve en El Rasillo. :: J. alario/
Un niño se desliza por la nieve en El Rasillo. :: J. alario

Ortigosa se quedó de nuevo a oscuras, mientras que la nieve admiró a muchos riojanos que disfrutaron del día festivo

P. H. LOGROÑO.

El temporal de nieve que cubrió ayer de blanco, sobre todo, la sierra riojana causó diversas incidencias en localidades de Cameros. No obstante, y al coincidir con una jornada festiva, las afecciones por la intensa nevada se aminoraron en relación a un día laborable e incluso muchos riojanos que pasaron la jornada de Reyes en los pueblos pudieron disfrutar del aspecto más lúdico de la nieve.

Ésta alcanzó espesores de hasta medio metro en Villoslada de Cameros, lo que proporcionó un nuevo 'juego' a los niños. En otros puntos situados a menor altitud como en Santo Domingo de la Calzada, una fina capa llegó a tapar avanzada la tarde los coches de la localidad, por donde siguieron pasando los peregrinos en su camino hacia Santiago pese a la intempestiva jornada.

El lado menos amable del temporal se volvió a localizar en Ortigosa de Cameros que, otra vez, registró ayer nuevos cortes de luz. El municipio del Camero Nuevo, el único de La Rioja y uno de los pocos de España que aún gestiona su propio suministro de energía eléctrica, pasó la mayor parte de la festividad de Reyes a oscuras.

La luz se fue en torno a las 9.15 horas y no regresó hasta cerca de las 16 horas. El alcalde ortigosano, Carlos González, explicó que este nuevo apagón se debió a que la copiosa nevada caída, que a primera hora de la tarde ya alcanzaba espesores de cerca de 25 centímetros, había provocado que tres cables de la vetusta línea eléctrica que abastece de energía al municipio se rompieran.

El restablecimiento del servicio duro poco, no obstante. Sobre las 17.45 horas volvía a fallar, dejando a Ortigosa nuevamente en penumbra. Al cierre de esta edición, la luz no había retornado. Además de la afección al suministro eléctrico, los ortigosanos no contaron con servicio de telefonía móvil, que no funciona cada vez que no hay luz.

Dadas estas circunstancias, varios vecinos de la localidad con viviendas en otras poblaciones o en Logroño decidieron abandonar Ortigosa a lo largo de la jornada.

La intensidad de la nevada de ayer provocó asimismo diversos microcortes de luz en otros puntos, como en la cercana Nieva de Cameros.

Al margen de estos problemas, muchos recordarán el día de Reyes del 2018 por acoger la mayor nevada en muchos años en la comunidad, lo que dio lugar a un sinfín de bellas estampas inmortalizadas en fotos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos