Dos interlocutores policiales sanitarios ayudarán a prevenir agresiones

El objetivo es prevenir y reforzar la investigación de agresiones hacia los profesionales de la salud

LA RIOJA

Los centros sanitarios de La Rioja cuentan con dos representantes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional que actúan como interlocutores policiales sanitarios, para ayudar a prevenir y reforzar la investigación de agresiones hacia los profesionales de la salud, ha explicado EFE.

La consejera de Salud del Gobierno regional, María Martín, y el delegado del Gobierno en La Rioja, Alberto Bretón, han informado hoy en una rueda de prensa sobre esta nueva figura, que se ha puesto en marcha muy pocas comunidades autónomas.

Según Martín, durante el año pasado hubo un total de 37 agresiones a profesionales sanitarios de la región, de las que 28 fueron de tipo verbal, siete físicas, un acoso y una amenaza.

Estas cifras han fluctuado mucho en los últimos años, ha precisado, ya que en 2009 se registraron 58, pero en 2014 las agresiones a profesionales sanitarios en La Rioja descendieron a casi la mitad, con 28 casos.

Con esta iniciativa, se espera que haya una "comunicación más fluida y regular" entre las distintas entidades implicadas en la seguridad de los profesionales sanitarios y, además, se podrá atender los problemas de cada zona de salud de forma "mucho más rápida, eficaz y personalizada", ha subrayado.

Bretón ha recalcado que, de todos los altercados sucedidos entre 2011 y 2016, el 75 por ciento correspondió a agresiones verbales y el 17,6 por ciento a físicas.

En su opinión, la mayoría de los casos son incidentes como insultos que los profesionales no llegan a notificar, por lo que ha confiado en que los dos nuevos interlocutores ayuden a registrar estos casos y a que las víctimas presenten las correspondientes denuncias penales.

Estos dos interlocutores serán, para la zona de Logroño el inspector jefe de Seguridad Privada de la Policía Nacional, y para el resto de La Rioja el capitán jefe de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil.

Además, ha subrayado que los comandantes de puesto de la Benemérita en las localidad riojanas también tendrán responsabilidades en el caso de que se produzcan agresiones.

Bretón ha dicho que se ha elaborado un catálogo de los centros sanitarios de la región, públicos y privados, para analizar las medidas de seguridad que tienen y clasificar sus riesgos potenciales.

Otra medida ha sido planificar servicios presenciales de patrullas de la Guardia Civil y la Policía Nacional en estos centros en diferentes días y horarios, tras constatar que los meses en los que se producen más agresiones son mayo y octubre.

Ha recordado que, tras la reforma del Código Penal realizada en 2015, los profesionales sanitarios son considerados autoridad, por lo que ha animado a denunciar a todos aquellos que sufran una agresión por parte de un paciente o familiar de un enfermo.

Este nuevo protocolo de actuación, aprobado por el Ministerio del Interior el pasado mes de julio, fortalece la cooperación entre las Fuerzas de Seguridad del Estado y las autoridades sanitarias, para responder de manera coordinada y eficiente a las cuestiones relacionadas con la protección de los profesionales de la salud.

La decisión de poner en marcha este protocolo surgió a raíz de la reunión que el Ministerio del Interior mantuvo en marzo con la Organización Médica Colegial (OMC) y su Observatorio Nacional de Agresiones, así como con representantes del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y el Observatorio de Seguridad Integral en Centros Hospitalarios para abordar esta situación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos