INSECTOS AL PLATO

JUAN QUINTANA - LA TRILLA

La necesidad de encontrar nuevas fuentes alimentarias, con materia prima no esquilmante, accesible y eficiente, es uno de los grandes retos mundiales. Consecuencia de ello han aparecido los llamados nuevos alimentos, que no lo son tanto en otras latitudes. En este contexto, los insectos son una alternativa real, que ya se usa de forma cotidiana en otros espacios.

El apoyo al consumo de insectos para alimentación humana es muy reciente, y solo en algunos países como Bélgica ha estado autorizado en casos muy excepcionales. Ante la necesidad mundial de aumentar las fuentes proteicas, fundamentalmente cubiertas por harinas animales y la soja como principal fuente vegetal, la FAO recomendó en el 2013 su explotación. Según la FAO, gusanos, grillos, escarabajos, orugas, avispas, hormigas, langostas, saltamontes o moscas domésticas son los de mayor potencial.

La UE los incluyó en el Reglamento (UE) 205/2283 sobre nuevos alimentos, que es de aplicación desde principios de 2018, y que sido ampliado con el Reglamento de Ejecución (UE) 2017/2470 por el que se establece la lista de la UE de nuevos alimentos.

Son productos obtenidos a partir de nuevas fuentes, con una estructura molecular nueva o modificada intencionadamente, siempre que no se haya utilizado en la UE antes del 15 de mayo de 1997. Pueden provenir de microorganismos, hongos, algas, materiales de origen mineral, plantas, animales, cultivos de células, nanomateriales artificiales, vitaminas, minerales. En la actualidad los insectos entran en la categoría de nuevo alimento, tanto en sus partes (patas, alas y cabeza), como los animales enteros. Les afecta la norma que prevé su autorización como alimento tradicional de un país tercero, basado en su historial de uso seguro, durante al menos 25 años.

Gustará más o menos, dará más o menos aprensión, pero la población occidental también tendrá que adaptarse, aunque sin duda no será un rápido proceso, y completar su dieta con estos y otros productos. Será solo en su composición, como parte de la harina, o de forma más explícita; pero estarán.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos