Un informe de Seopan y AEC alerta de la peligrosidad de la N-124 entre Gimileo y Álava

El estudio defiende la necesidad de acometer obras de mejora en el tramo, de 7,04 kilómetros, por un valor de 4.224.000 euros

R. G. L. LOGROÑO.

Alerta roja en un tramo de la red viaria riojana y no es la N-232, sino en poco más de siete kilómetros de la N-124 (Gimileo-límite con Álava). Un informe presentado ayer por Seopan (Asociación de Empresas Constructoras y Concesionarios de Infraestructuras) y la AEC (Asociación Española de la Carretera) defiende que una inversión de 730 millones en los 73 tramos de la red convencional de carreteras con los índices de peligrosidad y tráfico más elevados del país (1.121 kilómetros) evitaría cada año 23 muertes y 70 heridos graves en accidentes.

El plan, planteado para tres años bajo el título 'Seguridad en carreteras convencionales: un reto prioritario de cara al 2020', contempla tres tipos de obras: las carreteras 2+1, implantar un tercer carril en tramos con riesgos de colisiones frontales (12 tramos en 10 carreteras con 114 kilómetros); diseño de carreteras que perdonan para evitar las salidas de vía con mejoras en la adherencia, construcción de zonas de seguridad en los márgenes de la vía, suavizar pendientes, taludes laterales.... (19 tramos de 13 carreteras y 120 kilómetros); y mejoras tanto de bajo coste -instalación de bandas sonoras, limitar los adelantamientos o señalización inteligente en cruces peligrosos- como de gran envergadura -ejecución de circunvalaciones- en 42 tramos (887 kilómetros) considerados de especial peligrosidad.

Y en este último apartado se encuadra el único tramo riojano que se menciona en el estudio, 7,04 kilómetros de la carretera N-124, entre los puntos kilométricos 39,01 y 46,05, desde Gimileo hasta el límite con la provincia de Álava, un recorrido mencionado en el informe como de especial peligrosidad y con una elevada Intensidad Media Diaria de Tráfico, 10.986 vehículos, 2.428 de ellos pesados. La inversión necesaria para solucionar los problemas de ese tramo riojano de la N-124 se estiman, según Seopan y AEC en 4.224.000 euros.

Tras recordar que, según las cifras oficiales hechas públicas por la DGT, 8 de cada diez fallecidos en siniestros de tráfico en el 2015 perdieron la vida en carreteras convencionales, los promotores del estudio defienden que ese plan de tres años podría llegar a evitar 69 muertes y 212 heridos graves en ese tipo de vías que suponen el 90% del total de la red viaria española y que registran el 40% del tráfico y el 78% del total de siniestros mortales, una negra estadística cuantificada también económicamente por el documento, que resalta que esa siniestralidad representó en el 2015 un gasto social de 2.120 millones, una suma que las medidas propuestas permitirían un ahorro de casi 144 millones en gasto sanitario.

De la inversión total, 420 millones serían aportados por el Estado, según contempla la propuesta presentada en los Cursos de Verano de la UIMP de Santander. «No parece una cifra desproporcionada», defendió el director general de la AEC, Jacobo Díaz.

Fotos

Vídeos