La industria riojana ha creado 2.100 empleos en cuatro años, tras perder 5.800 con la crisis

La industria riojana ha creado 2.100 empleos en cuatro años, tras perder 5.800 con la crisis

En el último decenio, la región ha perdido el 18% de su tejido industrial: más de 300 compañías han echado el cierre desde el 2007

ROBERTO PÉREZ Logroño

El sector industrial sigue siendo un pilar fundamental del tejido productivo riojano. Pese al zarpazo que le propinó la crisis, la cuarta parte de los asalariados de esta región trabajan en empresas industriales, en su sector secundario. Las severas heridas de la recesión aún no se han restañado. Tras cuatro años de recuperación económica, el sector industrial riojano solo ha logrado recuperar el 36% del empleo que perdió durante la recesión, entre el 2007 y el 2013.

Fue un sexenio demoledor para la industria: desaparecieron el 18% de las empresas industriales con asalariados que había en la comunidad autónoma. Y entre el 31 de diciembre del 2007 y el 31 de diciembre del 2013 se perdieron, exactamente, 5.855 empleos en el tejido industrial de La Rioja, un 21% de la ocupación que había alcanzado antes de que asomara la crisis, según las estadísticas oficiales de la Seguridad Social.

Pese a la gravedad de esas cifras, el sector secundario de la región aguantó el tipo mejor que en otras autonomías. Ese 21% de empleo que la crisis destruyó en el tejido industrial riojano contrasta con el 27% que perdió la industria aragonesa, el 26% del País Vasco, o el 26,7% que se destruyó en el cómputo nacional. En Navarra, sin embargo, este sector perdió mucho menos empleo durante la recesión, el 19%.

BALANCE 2007-2017

El censo de empresas industriales
se ha reducido en La Rioja un 18% en diez años. El 31 de diciembre del 2017 había 1.515, mientras que al acabar el 2007 eran 1.858.
Ocupación.
En cómputo global, el último decenio arroja una pérdida neta de 3.750 asalariados en el tejido industrial de La Rioja.
Recuperación.
Del 2013 al 2017, el empleo industrial creció un 9,7% en La Rioja: 2.100 asalariados más.

Como en el resto de España, la recuperación económica ha permitido restaurar una parte de ese terreno que devoró la crisis. Pero está costando. En el conjunto de España, el sector industrial ha recuperado hasta ahora el 32% del empleo que perdió.

La Rioja, como se ha apuntado, ha recuperado algo más, el 36%, igual que Aragón, mientras que el País Vasco solo ha conseguido recobrar el 21%. La que más despunta es Navarra: además de ser la que menos empleo perdió en su sector industrial durante la crisis, ahora es la que está remontando más rápidamente. En cuatro años, la industria navarra ha conseguido restablecer el 51% del empleo destruido durante los seis años previos de recesión.

La razón de esas diferencias regionales radica, en gran parte, en las singularidades que tiene el tejido industrial de cada territorio, el mayor o menor peso que en cada zona tienen ciertas ramas concretas de actividad que responden mejor o peor a las actuales dinámicas de crecimiento económico.

«El impacto de la crisis económica fue algo menor en el tejido industrial de La Rioja que en el del conjunto de España; pero, desde el 2014, la recuperación económica también está dejando tasas de crecimiento inferiores a la media nacional en este sector», explica Mari Cruz Navarro, profesora titular de Economía Aplicada de la Universidad de La Rioja.

Más

«El sector industrial y el agrario tienen mayor peso en La Rioja que en la media nacional, una diferenciación productiva que se hace todavía más patente en el subsector de alimentación y bebidas», indica Navarro. Además, subraya que «hay que tener en cuenta el especial peso que tienen ciertos subsectores en el tejido industrial de La Rioja, lo que también le otorga unas particularidades añadidas respecto a otras zonas industriales de España, incluso de su entorno. Por su composición -afirma la profesora-, el sector industrial riojano es más intensivo en mano de obra que la media del sector industrial español».

Desde que acabó la crisis, el número de asalariados en el sector secundario de La Rioja ha aumentado un 9,7%, casi dos puntos y medio por encima que en el País Vasco, pero por debajo del 12,1% de Navarra, del 13,3% de Aragón y del 11,6% del conjunto de España.

Más empleo, menos empresas

Estos años de recuperación económica dejan otro dato a tener en cuenta en el sector secundario de La Rioja: este tejido productivo está creando empleo, pero no porque haya más empresas industriales sino porque las que quedan han crecido, tienen más tamaño que antes.

Hay que tener en cuenta que, pese a la recuperación económica, sigue habiendo una leve pero continua desaparición de empresas industriales en La Rioja. Durante el sexenio de la recesión, entre el 2007 y el 2013, el sector secundario de la región perdió más de 300 empresas con asalariados -sin contar los pequeños negocios de autónomos sin personal a su cargo-.

Y del 31 de diciembre del 2013 al 31 de diciembre del 2017, ya en fase de recuperación económica, se perdieron otras 46 compañías. En el cómputo global, en diez años, 343 menos: han desaparecido el 18% de las empresas industriales con asalariados que tenía la región.

En términos de empleo eso se ha compensado -como se ha apuntado- por el tamaño que han ganado las que han quedado. El sector industrial de La Rioja -como el de otras regiones- ha tendido a concentrarse. En estos momentos hay en La Rioja unas 1.500 empresas industriales con asalariados, frente a las casi 1.900 que había en el 2007.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos