Industria realizó 3.875 inspecciones el año pasado, el 63% a ascensores

Maquinaria de un ascensor. :: juan marín/
Maquinaria de un ascensor. :: juan marín

El Gobierno regional califica de «notable muy alto, cerca de sobresaliente», la situación de la región

M. J. GONZÁLEZ

logroño. El Gobierno de La Rioja inspeccionó el año pasado 3.875 equipos e instalaciones dentro del Plan de Actuación en Seguridad Industrial del Gobierno de La Rioja que tiene como objetivo «la seguridad y la competitividad», porque un correcto mantenimiento de las instalaciones y equipos industriales «previene riesgos laborales y reduce costes a las empresas». Así lo señaló ayer el director general de Innovación, Trabajo, Industria y Comercio, Julio Herreros, quien calificó la seguridad industrial de La Rioja «de notable muy alto, cerca del sobresaliente». Y eso es así porque «la gran mayoría de las inspecciones obtiene resultado favorable o favorable con deficiencias leves». Así ha sido en el 96,15% de las revisiones de ascensores; en el 90% de las inspecciones de alta tensión; en el 92,9% de los equipos de calefacción y refrigeración, y en el 96% de los equipos a presión. En el caso de las instalaciones de baja tensión, el 65,6% ha finalizado con informe favorable.

En total, el año pasado se tramitaron 45 expedientes sancionadores, lo que supone tan solo el 1,16% de las inspecciones realizadas. De ellos, sólo dos terminaron finalmente en multa puesto que en el transcurso de la tramitación se subsanó la causa o defecto origen de la sanción. Estas dos sanciones ascendieron a 9.000 euros.

LAS CIFRAS

96,15
por ciento de las inspecciones a ascensores son favorables.
ascensores hay en La Rioja, de ellos, 8
508 en viviendas.

Herreros añadió que, en el caso concreto de los ascensores (copan el 65% del total de inspecciones) se realizaron 2.465 actuaciones, de las que sólo el 3,81% presentó defectos graves que debían corregirse en un plazo inferior a seis meses, y requirieron una nueva revisión para comprobar la subsanación de las deficiencias. Tan solo fue necesaria la parada inmediata de un ascensor en un inmueble residencial debido a un defecto en la maquinaria.

Entre las deficiencias más habituales se encuentran las relacionadas con los teléfonos existentes en los elevadores (cruciales para el rescate de quien se quede encerrado en su interior), la barandilla de techo de cabina o los dispositivos que permiten realizar la maniobra de emergencia. También defectos en los cables o falta de protección de las piezas giratorias accesibles de la maquinaria del ascensor (importante para la seguridad de los operarios que realizan el mantenimiento).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos