El incendio forestal de Posadas quedó ayer «estabilizado, sin llegar a estar controlado»

Los trabajadores de las Brigadas de Refuerzo en Incendios Forestales, con base en Daroca, trabajan en la extinción del incendio de Posadas. Arriba, la zona afectada. /  @AT_BRIF
Los trabajadores de las Brigadas de Refuerzo en Incendios Forestales, con base en Daroca, trabajan en la extinción del incendio de Posadas. Arriba, la zona afectada. / @AT_BRIF

El fuego evolucionaba dentro de las líneas de control establecidas y se ha continuado trabajando durante la noche en la zona

JAVIER ALBO EZCARAY.

El incendio forestal declarado el jueves en un barranco próximo a la aldea de Posadas quedó ayer «estabilizado, sin llegar a estar controlado», según la última nota informativa emitida ayer por el Gobierno de La Rioja. Tal adjetivo -«estabilizado»- significa que el fuego evolucionaba «dentro de las líneas de control establecidas según las previsiones y las labores de extinción», lo que, por otra parte, llevaba implícito el mantenimiento, como así ha sido durante esta pasada noche, de un dispositivo con efectivos y medios terrestres para seguir trabajando en la zona. El deseo de los participantes en el operativo era que las condiciones meteorológicas se mantuvieran con la estabilidad de las últimas jornadas y que, a falta de pronósticos que apuntaran a la aparición de la lluvia, sobre todo que no se levantara viento.

Para quienes trabajaron en la extinción, la noche del viernes al sábado resultó extenuante, pero dio sus frutos. El alcalde de Ezcaray, Diego Bengoa, 'segundo canal' de la información sobre el incendio, escribió en su muro de Facebook un madrugador y, sobre todo, esperanzador mensaje: «Después de una noche de bastante trabajo por parte de todos los cuerpos de extinción, la cosa ha mejorado bastante. Siguen con ello».

Esa mejoría en la situación del fuego se tradujo en una disminución del número de efectivos destinados en la zona afectada, con relación a la noche anterior, que fue especialmente crítica. Concretamente, durante la jornada de ayer, el dispositivo estuvo compuesto por 55 bomberos forestales, 13 agentes forestales, 4 técnicos de coordinación, 2 BRIF (22 integrantes) y 40 miembros de la Unidad Militar de Emergencias, así como efectivos de Protección Civil y SOS Rioja. En cuanto a los medios materiales, se mantuvo el Puesto Avanzado de Mando y también estaban operativos dos camiones de la dirección de Medio Natural, y los 24 de la UME.

Desde el mediodía de ayer, dicho dispositivo centró sus esfuerzos de en el flanco derecho del incendio donde, además de los efectivos y medios terrestres se encontraban trabajando todos los medios aéreos destacados en la lucha contra el fuego --siete helicópteros (uno de ellos desde Castilla y León) y tres aviones-, dada la complicada orografía.

Sospechas de intencionalidad

De momento no se ha facilitado el número de hectáreas quemadas, que se presupone elevado. Sin duda, más que en los incendios que se produjeron en el año 2009, detrás de la mayoría de los cuales se veía claramente la mano de un pirómano al que no se llegó a detener. Esto y las circunstancias de este todavía vigente fuego hace pensar a muchos la existencia, detrás de él, de una mano negra: comenzó justo cuando la noche se echaba encima, al igual que algunos de los ocurridos hace ocho años, de forma que los medios aéreos no pueden intervenir en la extinción del mismo; empezó en un barranco, difícilmente accesible pero relativamente cercano a la carretera; no hubo ese día tormenta con aparato eléctrico que hubiera podido desencadenar una chispa. Y por último, Posadas; otra vez la aldea, inexplicable 'epicentro' de demasiados incendios.

Así como en otros la intencionalidad era obvia, en algunos por la existencia de varios focos, en este no parece tan claro. Aunque en un principio algunas fuentes apuntaron a la existencia de dos posibles focos, tal circunstancia no ha sido confirmada. Nadie cercano al operativo habla públicamente de sospechas; todos se remiten a la investigación que lleva a cabo Seprona.

Sin embargo, en las redes sociales muchos dan por hecho que ha sido provocado y desean a su supuesto autor toda clase de infortunios. Más y mayores son, sin embargo, los comentarios y palabras de ánimo y elogio hacia los efectivos que están participando en la extinción, por su profesionalidad. «Muchas gracias a esta gente que se juega la vida para que sigamos teniendo nuestros bosques y nuestra naturaleza», se puede leer en uno de los muchos comentarios que en esta línea se han publicado en Facebook.

También el Ejecutivo riojano, algo que ya hizo en las jornadas anteriores, quiso anticipar una felicitación cargada de ánimos a todos los efectivos «porque están realizando un trabajo excepcional para controlar el fuego en la zona afectada», señalaba la nota emitida ayer.

De igual manera, el Gobierno de La Rioja ha resaltado el compromiso y dedicación que a lo largo de estos largos días está teniendo el Ayuntamiento de Ezcaray, la UME, el Ministerio de Agricultura, la Guardia Civil, Protección Civil y el resto de servicios dependientes de la administración autonómica, como Medio Natural, CECOPS, SOS Rioja, CEIS Rioja.

Más de dos días de lucha

Son ya más de dos días luchando sin tregua ni descanso contra el incendio que se desató en la noche del pasado jueves, día 12. Al lugar se desplazó un dispositivo compuesto por efectivos de la Dirección General de Medio Natural y del CEIS Rioja, que bregaron durante esa primera noche contra las llamas. A ellos se sumaron, desde primera hora del día siguiente, los medios aéreos -dos helicópteros, un avión anfibio y otro de coordinación-, empeñados todos ellos en el objetivo de que las llamas no alcanzaran un pinar próximo, tarea que finalmente fue imposible. A partir de ese momento el incendio quedó descontrolado y hubo que solicitar más efectivos y medios, incluidos los de la UME.

Fotos

Vídeos