Un importante camino para muchos

Y al final.... Las peñas prepararon patatas con chorizo.
/
Y al final.... Las peñas prepararon patatas con chorizo.

Unos 3.200 caminantes participaron ayer en la Marcha Aspace con el fin de recaudar fondos para las personas con parálisis cerebral

P. HIDALGO JONATHAN HERREROS

La 33 Marcha Aspace se convirtió en una nueva fiesta de la solidaridad. Esta tradicional cita del calendario deportivo y social de Logroño, que en esta ocasión llevó por lema 'Eres importante para muchos', congregó ayer a cerca de 3.200 personas en las inmediaciones del polideportivo Las Gaunas.

En una mañana fresca, pero con sol radiante, tomaron la salida para completar el habitual circuito de 19 kilómetros por un trazado llano que discurre por la capital riojana y las localidades de Villamediana de Iregua, Alberite y Lardero. A este punto de inicio acudieron también el consejero de Políticas Sociales y Familia, Conrado Escobar; la alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra; el delegado del Gobierno, Alberto Bretón; y la presidenta de Aspace-Rioja, Manuela Muro, entre otros.

Juntos, los marchosos sumaron sus esfuerzos para recaudar fondos para el equipamiento de tres pisos en los que personas con parálisis cerebral puedan emprender una vida autónoma y de otro más de emergencia y respiro familiar. Las cuatro viviendas, ubicadas en el barrio de Los Lirios, han sido cedidas por el Ayuntamiento de Logroño.

«No nos cansamos de agradecer y agradecer a todos los que hacen que este día sea tan bonito», subrayó Muro; quien a su vez puso el acento en que, además de la vertiente solidaria, la Marcha Aspace se considera «una actividad deportiva, de naturaleza porque se realiza en el valle del Iregua y gastronómica».

Y es que durante el recorrido, los caminantes recibieron como avituallamiento chocolate caliente y manzanas (en Villamediana), rosquillas y galletas (Alberite) y 'huesitos' y más galletas (en Lardero), gracias a las colaboraciones de diversas empresas.

«Vengo todos los años porque es una cosa bonita. Realizas una labor social y se celebra en un ambiente distendido», señaló Silvia a su regreso a la capital riojana.

Tras la vuelta, los marchosos fueron recibidos con un concierto de Píccolo y Saxo, un sorteo de regalos, palomitas para los más pequeños y las siempre reconfortantes patatas con chorizo que prepara la Federación de Peñas. Ayer, la afluencia de marchosos superó las previsiones y las patatas se agotaron para cuando llegaron los más rezagados.

Sí que pudieron degustarlas Paloma Lasarte y los suyos. «Están riquísimas», aseguró. Para esta logroñesa, la cita tiene un trasfondo especial, ya que le trae recuerdos de juventud. «La empecé a hacer de adolescente con los amigos de la cuadrilla y, después de tiempo sin hacerla, la retomé el año pasado. Ahora, vengo con mis hijos», apuntó. Y es que para muchos, esta marcha que traspasa edades constituye una tradición asentada de cada otoño.

Fotos

Vídeos