Ilusión para los pequeños

Los responsables de la planta se hicieron una foto con los blanquirrojos. :: UDL/
Los responsables de la planta se hicieron una foto con los blanquirrojos. :: UDL

Los internos de la planta de Pediatría del San Pedro recibieron la visita y los regalos de los jugadores de la UD Logroñés

CARLOS FERRER LOGROÑO.

La de ayer fue una jornada distinta para los técnicos y jugadores de la Unión Deportiva Logroñés. Por unos instantes, lejos del campo de fútbol, los deportistas hicieron las delicias de los niños que peor lo pasan en estas fiestas, internados por diferentes enfermedades en el Hospital San Pedro de Logroño.

La planta de Pediatría recibió la visita de los jugadores blanquirrojos, atentos en todo momento a las solicitudes de los pequeños que, por unos momentos se pudieron incluso olvidar del motivo por el que se encuentran allí, y vivir unos instantes de ilusión y felicidad tras ver los diferentes regalos con que fueron agasajados por los jugadores, que también se mostraban satisfechos por poder arrancar una sonrisa a esos pequeños que no lo están pasando demasiado bien en estas fechas.

La jornada comenzó a las doce del mediodía, con la recepción en el vestíbulo del hospital a la expedición blanquirroja, con Juanjo Guerreros dirigiendo todo el elenco de la primera plantilla, con Sergio Rodríguez, su entrenador, a la cabeza.

La consejera de Salud, María Martín, ejerció de anfitriona, junto a Juan Antonio López, director de Atención Especializada, y a Pedro Pablo Ochoa, responsable de gabinete de la consejería, y los médicos y enfermeras de la planta de Pediatría del hospital.

Los visitantes, con sus regalos a cuestas, fueron pasando por las diferentes habitaciones de la planta, repartiendo sonrisas e ilusión. Y finalizaron su visita en la Unidad de Lactancia, donde estuvieron apreciando el trabajo que se realiza en el hospital con los más pequeños enfermos .

Caras de emoción en los jugadores, de sorpresa y alegría en los pequeños y de gratitudes entre los progenitores que acompañan todo el día y la noche a los pequeños enfermos para intentar minimizar en lo que pueden el problema por el que están pasando. Una jornada, en suma, en la que los futbolistas marcaron el mejor gol del año, haciendo pasar un buen rato a los niños y dejándoles un bonito recuerdo. Días como los de ayer, quedan en la memoria de todos como una postal de ilusiones para el futuro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos