Identificadas 30 personas y 12 vehículos en una carrera ilegal en el polígono de Cantabria

Aspecto que presentaba ayer la calle de las Cañas, con signos de rodaduras en el asfalto. :: justo rodríguez
Aspecto que presentaba ayer la calle de las Cañas, con signos de rodaduras en el asfalto. :: justo rodríguez

La actuación en la que colaboraron Policía Local de Logroño y Guardia Civil de Viana se registró en la madrugada del viernes al sábado con una denuncia, además, por portar una tarjeta-navaja

LA RIOJALOGROÑO.

Se habían citado bien entrada la noche a las afueras de Logroño, en un espacio donde poder forzar al máximo sus vehículos y acelerar los motores saltándose todas las limitaciones de ruido y seguridad lejos de miradas ajenas. Una particular fiesta nocturna entre humo, derrapajes y olor a gasolina en el polígono de Cantabria, en el límite con la comunidad foral de Navarra. Sin embargo, las carreras ilegales que los conductores y el grupo de seguidores que les arropaba quedaron abortadas gracias a la actuación de las Fuerzas de la Seguridad.

Miembros de la Policía Local de Logroño junto a agentes de la Guardia Civil del puesto de Viana identificaron en la madrugada del viernes al sábado al menos a doce vehículos y una treintena de participantes en el incidente como principales responsables. La operación se desarrolló en torno a la una y, de acuerdo a la información facilitada por fuentes del Ayuntamiento de la capital riojana, se focalizó en la calle de las Cañas, en el polígono industrial de Cantabria, donde ayer a primera hora de la mañana eran visibles rodaduras y marcas de neumáticos provocados supuestamente por los coches y participantes en la concentración ilegal.

Una patrulla de la Benemérita de Viana que realizaba en esos momentos labores de vigilancia en el entorno del centro comercial Las Cañas fue quien advirtió la 'quedada' al escuchar ruido de derrapes en el polígono colindante. Los agentes, con el apoyo de policías locales de la capital riojana dado el volumen de participantes, irrumpieron entonces en el lugar. Los congregados intentaron huir y, al parecer, alguno de los conductores pudo hacerlo entre la vorágine. Sin embargo, la mayoría pudieron ser identificados y registrados. En esas labores, se incautó una tarjeta-navaja y su portador fue denunciado por tratarse de un arma prohibida.

No es el primer caso de carreras ilegales que se registra en Logroño en los últimos años. Vecinos de barrios alejados del centro como La Guindalera, La Cava-Fardachón y Cascajos han advertido de esta práctica durante algunas noches de los fines de semana. También se han detectado en Varea y La Portalada.

Fotos

Vídeos