«La idea es bien intencionada para algún tipo de delito»

Cid Monreal. :: /Fernando Díaz
Cid Monreal. :: / Fernando Díaz

José María Cid Monreal | Decano abogados Rioja

Carmen Nevot
CARMEN NEVOTLogroño

José María Cid Monreal, es el decano de los abogados riojanos sobre los que se asienta otra de las patas que hacen posible el difícil engranaje de la justicia rápida. Para él, la idea de dar respuesta a un hecho delictivo en muy poco tiempo es «bien intencionada y en algún tipo de delito sí que ha conseguido acercar la infracción a la sanción, que a su vez provoca que la gente sea más responsable de sus actos».

Partiendo de esta base, en su opinión, se podría analizar que hay casos en los que hay una serie de procedimientos que se inician por juicios rápidos en los que sería necesaria alguna prueba más que en ese momento no están a disposición del tribunal y, por tanto, no se puede continuar por esa vía. «Si se pudiese en un determinado momento decir: Vamos a practicar unas pruebas y una vez practicadas continuar con el procedimiento de juicio rápido, de modo que el acusado se pueda seguir beneficiando de la rebaja de un tercio de la pena, esta sería la cuestión que podríamos plantear desde el punto de vista de la abogacía».

En definitiva, se trata de un procedimiento, por el que, según afirma, se suelen zanjar la mayoría de los delitos contra la seguridad del tráfico y las lesiones no muy graves, que a pesar de tener un gran número de ventajas podría tener en cuenta la aplicación de la rebaja de la condena para este tipo de penados cuando en un procedimiento no se reúnan todas la pruebas de forma inmediata.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos