Los 'hoteles caninos', a tope

Unos perros juegan en la residencia canina Peludos. :: miguel herreros
Unos perros juegan en la residencia canina Peludos. :: miguel herreros

Las plazas de las principales residencias para mascotas están ocupadas desde hace meses | La Protectora asegura que, aunque han mejorado los datos, los abandonos siguen siendo muy numerosos en la época estival Las plazas de las principales residencias para mascotas están ocupadas desde hace meses

MARÍA CASADO LOGROÑO.

Hace casi treinta años, en 1988, la Fundación Affinity lanzó una campaña que aún hoy se recuerda tanto por la tierna mirada del perro como por su pegadizo eslogan: «Él nunca lo haría. No lo abandones». Cuando llega el verano tiende a pensarse en ella de nuevo: ¿se sigue abandonando a los animales cuando sus dueños se van de vacaciones? «Continúa habiendo casos, se perciben ciertos picos de abandono en época vacacional, pero es cierto que cada vez se tiene más cuidado y al animal se le considera parte de la familia», reconoce la presidenta de la Protectora de Animales de Logroño, Carmen Faulín. Esto no significa, tal como señala, «que el problema del abandono esté resuelto, ni mucho menos; se ha mejorado en sensibilización pero son muy altas las cifras de abandono en general» y recuerda que están desbordados en la acogida de animales y hace un llamamiento a las adopciones.

Según estimaciones de la Protectora, a falta de cifras oficiales, estos abandonos superan los dos mil animales en La Rioja y se sitúan cercanos a los tres mil. «Digamos que no han descendido en cifras absolutas, pero sí que lo han hecho porcentualmente ya que ahora hay bastantes más animales», admite Faulín. Unos datos que hace unas semanas se anunciaban en este diario y que hablaban de casi 56.000 perros registrados en La Rioja, cuatro veces más que hace 15 años.

Entonces, ¿qué ocurre con los animales, sobre todo perros, en vacaciones en La Rioja? Además de los que viajan con sus amos, a los cada vez más numerosos destinos que les aceptan, o los que se quedan con amigos o familiares, están los que se decantan por los hoteles caninos.

«Se ha avanzado en sensibilización, pero las cifras absolutas de abandono son muy altas» Carmen Faulín | Protectora de Animales de La Rioja

«Con los nuevos hay una adaptación previa; también enviamos a los dueños imágenes de su animal» Residencias caninas La Burra Lola- Peludos - El Olivar

Completo desde hace meses

Tras un pequeño sondeo hay una conclusión que se repite en los tres centros de estancia de animales consultados: hace meses que las plazas están llenas para el periodo de vacaciones veraniegas. Y es que «los amos reservan con tiempo, algunos desde Semana Santa», cuenta Laura García, de la Residencia Canina La Burra Lola, en San Vicente de la Sonsierra, con 38 habitaciones. «Algunos llaman a preguntar por la disponibilidad de plaza del centro y en función de eso organizan sus propias vacaciones», reconoce Carmen Briones, del Centro Canino El Olivar, en la carretera de Lardero a Entrena, que dispone de 32 plazas.

«Muchos son clientes habituales que repiten de año a año. De media suelen dejar a su animal de una semana a quince días, 21 días es menos habitual», apunta Blanca, quien junto a Diana, regenta Peludos, una residencia canina y felina en Navarrete, con capacidad de estancia para 40 perros y 14 gatos, aunque también alojan urones o conejos, entre otros.

Con unos precios por día que rondan los 14,50-16 euros/animal, en el cómputo de las tres residencias, los 'huéspedes' disfrutan de sus días de veraneo con bastante actividad. «Enfocamos la jornada en función de las tres comidas, con adiestramiento, paseos, comida, descanso, etc.», explica Carmen del Olivar.

«Paseamos por la mañana organizados en grupos afines, luego hay comida, por la tarde solemos hacerles juegos, piscina, etc.», indica Blanca, de Peludos. «Tenemos tres parques, tres piscinas, disfrutan de aromaterapia, música relajante, terapias de reiki, se hace una atención emocional...», subraya Laura, de La Burra Lola.

Pero, ¿cómo llevan los animales la ausencia de sus amos? Los tres hoteles caninos coinciden. «A los que son nuevos les ofrecemos que los dejen previamente un día para que vean que no son abandonados y luego vuelven sus dueños a por ellos», explican. ¿Y las personas cómo viven su ausencia? «Les mandamos fotos y vídeos para que vean cómo están sus animales», cuentan, unos por WhatsApp, otros en las páginas de Facebook.

Fotos

Vídeos