Cuando el hombre es el animal

Cuando el hombre es el animal

La Guardia Civil investiga al dueño, de Arnedo, que se enfrentará a penas de prisión e inhabilitación para tenencia de animalespor maltrato y abandono de los canesEl Seprona interviene tres perros desnutridos que se alimentaban de otro muerto

LA RIOJA LOGROÑO.

Brutal. Un perro al que sólo le quedan el pellejo y los huesos teniéndose que alimentar de otro muerto por hambre en proceso de descomposición. En la sobrecogedora imagen aparece otro par de canes, uno negro y otro marrón, con las orejas caídas, tristones; también se les marca el costillar tanto que se les podría contar una a una cada costilla.

Esta es la escena que puede verse en el vídeo difundido ayer por la Guardia Civil en el que se enmarca el patio de una posible perrera cochambrosa, rodeada de desvencijadas tejavanas y trastos amontonados, ubicada en Arnedo. A través de los cuadrados que conforman el vallado metálico, la cámara inmortaliza la dantesca y vergonzosa imagen protagonizada por los escuálidos animales y el muerto. El vídeo fue entregado por una protectora de animales al Seprona que, como consecuencia de él, ha investigado al propietario por maltrato y abandono de animales domésticos, y se enfrenta a penas de prisión e inhabilitación para tener animales. Las actuaciones están ahora en manos de la autoridad judicial.

El Seprona ha instruido diligencias y tomado declaración, como investigado, a un hombre de 45 años, de nacionalidad española y vecino de Arnedo. La investigación se inició a raíz del vídeo aportado por la protectora Red Ayuda Animal de Calahorra, en el que «se visionaba a varios perros de raza mestiza, desnutridos y enfermos alimentándose del cadáver de otro can», indica la nota de prensa de la Guardia Civil.

Una vez que los agentes constataron que los animales se encontraban encerrados en una perrera ubicada en los anexos de una vivienda de Arnedo, una patrulla del Seprona de Autol se trasladó al lugar y comprobó «la situación deplorable» que presentaban los canes, «tanto por su evidente estado de desnutrición como por la falta de las más elementales condiciones higiénico-sanitarias, careciendo de agua y comida, siendo su único alimento el cadáver en descomposición de un perro de su misma raza fallecido por inanición», según detalla la comunicación oficial.

Por todo ello se procedió «a la intervención de los animales y su traslado a un centro veterinario donde fueron asistidos y tratados, quedando posteriormente alojados en las instalaciones de la protectora Red Ayuda Animal», señala la nota.

El propietario de los perros se enfrenta a penas de prisión e inhabilitación para la tenencia de animales, conforme a lo establecido en el Artículo 337 del Código penal. Las actuaciones han sido puestas a disposición de la autoridad judicial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos