El guardia civil herido grave en unas prácticas en septiembre sigue ingresado

Los otros once agentes afectados por el accidente por arma de fuego aún permanecen de baja, según una respuesta del Gobierno al diputado César Luena

LA RIOJA

logroño. Uno de los doce agentes de la Unidad de Acción Rural (UAR) de la Guardia Civil que resultaron heridos el 8 de septiembre en un accidente con arma de fuego ocurrido durante unas prácticas de tiro en el Polígono de Experiencias para Fuerzas Especiales de la Guardia Civil (PEFE) en Logroño continúa ingresado en un centro hospitalario de Madrid. Su evolución es favorable y próximamente se le dará el alta hospitalaria. El resto de los heridos se encuentra en situación de baja médica pendiente de su recuperación total y sólo dos han podido continuar como alumnos del curso.

Es la respuesta ofrecida por el Gobierno de la Nación a la pregunta formulada por el diputado socialista César Luena a la Mesa del Congreso de los Diputados. En ella, se informa de que las diligencias instruidas en su momento se entregaron al Juzgado de Instrucción número 2 de Logroño y de que las lesiones que sufrieron los agentes les afectaron a los miembros inferiores y fueron producidas por esquirlas de los proyectiles originadas por rebotes y no por impacto directo.

En la respuesta oficial se recuerda que «el Juzgado de Instrucción entiende que se acordará en vía penal la responsabilidad y consecuencias que considere oportunas imponer al autor de los disparos». Añade, también, que «a nivel interno se está instruyendo una información reservada para el esclarecimiento de los hechos, derivándose a través de ella la correspondiente sanción disciplinaria por vía administrativa, en su caso».

Los hechos ocurrieron el 8 de septiembre durante un curso intensivo de adiestramiento en el polígono que la Guardia Civil tiene en las afueras de Logroño.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos