«Los dos grandes sindicatos se han institucionalizado y han cometido el error de separarse del trabajador»

Julio Salazar fue durante 23 años secretario general de USO-Rioja. :: e.c./
Julio Salazar fue durante 23 años secretario general de USO-Rioja. :: e.c.
Julio Salazar Moreno | Secretario General de USO

Tras doce años al frente de la confederal, Salazar deja la secretaría general del sindicato en el 11 Congreso nacional que se celebra en Santander

Maite Mayayo
MAITE MAYAYOLogroño

A Julio Salazar Moreno le pilló 1978 en Burgos -donde nació- trabajando en la empresa Vías y Construcciones. Y aquel año -histórico por la aprobación de nuestra Constitución y por la estrenada libertad- él decidió participar en las primeras elecciones sindicales democráticas. Salazar resultó elegido delegado y aquello fue el primer peldaño de su carrera sindical en USO. De la secretaría de formación de la unión provincial de Burgos saltó a la regional de Castilla y León y, después, a La Rioja. En el primer congreso regional (1982) logró la secretaría general de USO-Rioja de la que se apeó en el 2005, para saltar a la estatal, donde ha agotado tres mandatos seguidos -los estatutos no permiten más- al frente del tercer sindicato del país. Tras estos últimos 12 años, ahora se dispone a ceder el testigo.

-300 delegados de USO (11 riojanos) se dan cita esta semana Santander en su 11 Congreso Confederal para elegir a su sustituto, seguramente, Joaquín Pérez (actual secretario de Comunicación).

-Nosotros tenemos listas abiertas y cualquier persona se puede presentar a cualquier cargo. No necesita ir con una lista, pero yo creo que Joaquín Pérez, único candidato hasta ahora, tiene el consenso de la mayor parte del sindicato y no pienso que haya problema alguno.

«Hemos procurado situar al sindicato en la parrilla de salida ante la 4ª revolución industrial que se avecina»

-Su vasta trayectoria sindical le permitirá comparar el 'viejo' sindicalismo con el actual.

-Ha cambiado muchísimo. En los primeros años de la transición todo era nuevo, entusiasta, espontáneo... estaba todo por hacer y por ganar. La constante de aquellos años era estar en la calle, en la reivindicación y en la pelea. Ahora hay una perspectiva más institucionalizada. Y creo que esta institucionalización ha sido un error por parte de los dos sindicatos mayoritarios porque ha habido una separación del trabajador y eso hay que recuperarlo. Respecto a los poderes económicos, en aquellos años se respiraba un respeto mutuo, que ya no existe. Se ve en la negociación colectiva. Las conquistas son pírricas y casi lo único que se consigue es el incremento salarial. Antes todas las plataformas reivindicativas se negociaban en todos y cada uno de los convenios y conllevaban aspectos salariales pero también laborales y sociales. Eso ya no se da.

-¿Cómo es el momento sindical?

-Estamos en una encrucijada histórica y hemos procurado situar al sindicato en la parrilla de salida ante los cambios que se avecinan. Estamos en la transición de una época marcada por la mecanización y producción en masa a la cuarta revolución industrial que está a la vuelta de la esquina y que estará marcada por la ciencia y la tecnología, la digitalización y la robotización. El 50% del empleo que existe ahora va a desaparecer en 20 años. Estos cambios tendrán una incidencia tremenda en el empleo y el sindicato tiene que estar situado. Es nuestra misión.

-¿Y está bien situado?

-Después de todos los destrozos sociales y humanos que ha causado la crisis y toda la lluvia ácida que ha caído sobre el trabajo, USO en este mandato ha crecido en afiliación (tenemos 117.148 afiliados) y representatividad (del 3,4 al 4,22%). Es de las cosas que más orgulloso me siento, de dejar el sindicato en una situación bastante buena para afrontar ese futuro.

-¿Qué más retos observa?

-El sindicato tiene que hacer una ofensiva contra esas políticas que tanto daño han causado. Se tiene que recuperar todo lo perdido con el recorte social y salarial y, en algunos casos, transformar de cara al futuro. Se tiene que recuperar la idea del empleo digno. Las políticas ya no se hacen solo en el campo local. Las grandes decisiones económicas se toman en esferas supranacionales y el sindicalismo tiene que estar. USO está muy bien posicionada. Estamos en la Confederación Europea de Sindicatos. Yo he estado hasta ahora en la comisión ejecutiva. Y también en la Confederación Sindical Internacional. Nunca ha existido una organización tan grande y cohesionada, con 200 millones de trabajadores.

-Las pensiones y los salarios...

-Mientras algunas cosas del Gobierno nos suenan bien como una posible reforma de la contratación para dejar 3 contratos y con una penalización a los eventuales, hay temas como las pensiones con los que no estamos de acuerdo. Se prevé una subida del 0,25% cuando el IPC llega al 1,6. Es totalmente injusto y no tienen por qué pagar los pensionistas los destrozos causados en la economía del país. También se siguen haciendo recortes en proporcionalidad al PIB en sanidad y educación y se deben revertir. En tres ejercicios el PIB ha crecido el 9% y las pensiones, el 0,75% y es una aberración.

-Tampoco suben los salarios

-Mientras los beneficios empresariales han crecido sobre el 4%, los salarios han perdido en toda la crisis el 13,6%. Hay que recuperar los salarios. No sólo por justicia y dignidad sino porque el país lo necesita. El incremento de la economía no ha tenido repercusión en los salarios y son básicos para que la economía pueda crecer como hasta ahora. Si rebajas el salario no incentivas el consumo.

-Y tras su despedida de la secretaría general, ¿qué tiene pensado?

-He estado 12 años yendo y viniendo. Mi familia está en Logroño y ahí volveré. La nueva dirección quiere que ocupe la presidencia de la ONG de USO Sotermun y también llevaré la presidencia de la comisión de transparencia económica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos