El desvío de camiones a la AP-68 entrará en vigor el sábado

Operarios instalando ayer la señalización vertical del desvío a la autopista en la N-232, a 500 metros del peaje de Cenicero/Justo Rodriguez
Operarios instalando ayer la señalización vertical del desvío a la autopista en la N-232, a 500 metros del peaje de Cenicero / Justo Rodriguez

La instalación de la señalización vertical ya ha comenzado | El BOE ha publicado hoy la resolución del Ministerio

María José González
MARÍA JOSÉ GONZÁLEZLogroño

A partir del próximo sábado (previsiblemente a las cero horas) entrará en vigor el desvío obligatorio del tráfico pesado de la N-232 a la AP-68 entre Tudela y Zambrana para evitar su circulación por La Rioja. La medida se pondrá en marcha un día después de que el Consejo de Ministros apruebe el real decreto que regulará las bonificaciones (el Gobierno regional sufragará el 60% y el Ministerio de Fomento, el 40% restante), según confirmó ayer a este diario el Ejecutivo riojano. El Boletín Oficial del Estado ha publicado este miércoles la resolución, y se están instalando ya las señalizaciones verticales de advertencia a los transportistas a lo largo de la N-232.

El acuerdo para desviar el tráfico pesado de cuatro o más ejes por la autopista AP-68 supondrá un descuento del 75% del coste del peaje para el tráfico pesado entre Zambrana y Tudela para los recorridos internos y con Vía-T, mientras que para los vehículos que estén de paso y para los que circulen internamente pero no posean la Vía-T la bonificación será del 71,5%.

El sector

Los camioneros solo podrán entrar en los municipios que jalonan el recorrido afectado cuando tengan que repostar o realicen labores de carga o descarga. Quien no haga caso de las restricciones tendrá que asumir el pago de una multa de 500 euros. Los transportistas extranjeros deberán abonar la infracción en el mismo momento en el que se les sancione o se les inmovilizará el vehículo. Ayer mismo, como comprobó Diario LA RIOJA, los operarios ultimaban la instalación de las señalizaciones verticales de advertencia en la N-232 para que los camiones se desvíen por la autopista. Los indicadores permanecerán tapados con una lona hasta que la medida sea efectiva.

Los transportistas que infrinjan la prohibición serán sancionados con multas de 500 euros

El Ejecutivo riojano aprobó el pasado 22 de septiembre el convenio de colaboración con el Ministerio de Fomento y la concesionaria de la autopista para bonificar el desvío, que tendrá un coste para las arcas públicas de 1,356 millones de euros, por encima de las cifras inicialmente barajadas, ya que el corredor se ha ampliado hasta los 155 kilómetros para que los accesos a la autopista se hagan por Zambrana (Álava) y Tudela (Navarra), de forma que se evite el paso de camiones por Haro y Alfaro. De esa cantidad, la Comunidad Autónoma aportará 900.000 euros y Fomento, 456.000, gasto que el Consejo de Ministros autorizó el pasado 13 de octubre.

El desvío entrará en vigor antes, incluso, de que los Gobiernos central y autonómico y la concesionaria rubriquen el acuerdo, algo similar a lo ocurrido cuando se sacó el tráfico pesado de la N-II a la AP-7 en Gerona, entre Maçanet y La Junquera, medida en la que se ha inspirado la solución para la N-232 en La Rioja: el desvío entró en vigor en la medianoche del 19 de abril del 2013, si bien, el Ministerio de Fomento, el Gobierno catalán y la concesionaria Acesa -del grupo Abertis-, no firmaron el convenio hasta el 4 de junio de aquel año. Esta actuación ha conseguido reducir el 75% el número de accidentes de tráfico mortales, incrementando el tráfico de camiones por ese tramo de la autopista AP-7 en más del 60%.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos