El Gobierno regional apoya con 480.000 a centros de investigación alimentaria

Nagore ha destacado el esfuerzo de colaboración que se hace para dotar a los centros de mayores recursos y capacidades

EFELogroño

El Gobierno de La Rioja va a apoyar con 480.000 euros a tres centros de investigación de la industria agroalimentaria de La Rioja, el Centro de la Industria Cárnica (CITIC), al Centro de Innovación y Tecnología Alimentaria (CITA) y al Centro de Investigación del Champiñón de La Rioja (CTICH).

El consejero de Agricultura, Íñigo Nagore, ha firmado hoy los convenios para realizar esta aportación con los presidentes de la Asociación para la Investigación, Desarrollo e Inovación del Sector Agroalimentario (AIDISA), Miguel Ángel Villosalada, cuya entidad que gestiona el CITIC en Alesón y el CITA en Calahorra y recibirá 320.000.

Y también ha firmado un acuerdo, por valor de 160.000 euros, con el presidente de la Asociación Profesional de Cultivadores de Champiñón (ASOCHAMP), José Antonio Royo.

Las dos asociaciones destinaran esta aportación al funcionamiento de sus centros, que están dedicados a promover la actividad investigadora en sus sectores y a prestar servicios profesionales -en especial de análisis- a las empresas.

En su intervención, Nagore ha destacado el esfuerzo de colaboración que se hace para dotar a los centros de mayores recursos y capacidades a través de equipamiento tecnológico que permita aportar valor a las empresas.

De hecho, el año pasado, ha precisado, su departamento destinó 752.600 euros a la adquisición de equipamiento científico técnico para los sectores cárnico, hortofrutícola, y del champiñón, en el marco del programa operativo FEDER La Rioja 2014-20.

Nagore ha destacado que estos centros son "fundamentales" para el sector agroalimentario riojano y ha subrayado que el Ejecutivo riojano "siempre estará ahí para ayudarles en lo que sea posible".

AIDISA agrupa a más de 70 empresas pertenecientes a los sectores cárnico y conservero y tiene como objetivo principal la investigación, desarrollo y la innovación de la industria agroalimentaria, ofreciendo a las empresas herramientas y soluciones innovadoras que les permitan crecer ofreciendo productos y servicios de calidad.

En este momento, CTIC-CITA trabaja en 45 proyectos de investigación europeos, nacionales y regionales y tiene otros 15 en cartera.

El año pasado, por cada euro que el Gobierno de La Rioja invirtió en CTIC-CITA, la industria alimentaria movilizó 62 euros, lo que supone, según sus datos, que de las 218 empresas y entidades que han colaborado con los centros (60 de ellos riojanos) han generado inversiones y actividad por valor de 46,8 millones de euros.

Además, se ha contribuido de forma conjunta, a la creación de 98 puestos de trabajo; y se impartieron 19 cursos formativos en los que participaron 320 alumnos, además de organizar y participar en numerosas jornadas técnicas y foros especializados.

En cuanto a ASOCHAMP, trabaja desde 1988 en la mejora y la potenciación de la producción del champiñón, la promoción de la modernización de las estructuras empresariales del sector, la prestación de servicios a los asociados y la realización de estudios y proyectos de investigación.

El cultivo del champiñón es el segundo sector agrario más importante en la región, por detrás de la vid, y está estrechamente vinculado a las empresas agroalimentarias de transformación de este producto, ya sea como conserva tradicional o congelado, y a las que comercializan en fresco.

La Rioja lidera la producción nacional de champiñón, con un 55% del total, y unas 72.000 toneladas registradas en la campaña 2015/16, y 7.000 toneladas de setas.

El CTICH se centra en la investigación práctica y transmisible al sector de hongos cultivados desde diferentes áreas de trabajo que comprenden las áreas de producción de sustratos y hongos, y de nutrición y salud; además de su labor de asesoramiento y las imprescindibles actividades de formación destinadas a los profesionales y técnicos.

En concreto, algunos de los proyectos que se están desarrollando en 2017 persiguen entre sus objetivos determinar los efectos del champiñón y la seta ostra en la prevención del desarrollo de la obesidad.

También encontrar extractos activos contra células cancerígenas; y también se trabaja en la obtención de cosméticos con extractos de hongos cultivados o del microbioma del cultivo del champiñón para aumentar la productividad y la resistencia contra enfermedades.

Uno de esos proyectos es "Champihealth", que busca desarrollar métodos innovadores en el cultivo del champiñón para reducir las enfermedades y mejorar su rendimiento; está en desarrollo por un grupo integrado por los centros de investigación del CTICH y el CITA y por la empresa Eurochamp.

La directora del Centro del Champiñón, Maragarita Pérez, ha detallado que el objetivo del proyecto es luchar contra las diferentes plagas que afectan al cultivo y que causan unos 8 millones de euros al año en pérdidas.

Dado que el uso de pesticidas está cada vez más restringido, ha explicado, van a buscar métodos de lucha contra las plagas (en especial las denominadas Mole y Pelo) sin productos químicos, con opciones biológicas y selección de variedades.

El proyecto se va a desarrollar en dos años y optará a recibir financiación europea, ha concluido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos