El Gobierno acusa a PSOE y Cs de «obstruir» la reforma del Estatuto prevista en esta legislatura

Ceniceros regresa a su escaño tras una de sus intervenciones ante el pleno del Parlamento en una imagen de archivo. :: miguel herreros
/
Ceniceros regresa a su escaño tras una de sus intervenciones ante el pleno del Parlamento en una imagen de archivo. :: miguel herreros

El partido naranja plantea cerrar ya la ponencia que trata de consensuar los cambios pese a que los grupos mayoritarios coinciden en que restan puntos clave por concretar

TERI SÁENZ* ESAENZ@DIARIOLARIOJA.COM LOGROÑO.

La reforma del Estatuto de Autonomía de La Rioja invocada en cada última legislatura y que en la presente había quedado incluso incluida en el pacto de gobernabilidad entre PP y Cs amenaza con quedar en vía muerta. Así al menos se desprende del intercambio de reproches entre los protagonistas de un cambio que exige al menos una mayoría cualificada de 2/3 del Parlamento para materializarse. La ponencia constituida al inicio del curso político ha ido avanzado en algunos de los puntos que había provocado mayor fricción, pero sin contar en la mayoría de los casos con la unanimidad de los grupos.

En esta situación y mientras el tiempo corre, el presidente de la Comisión Institucional encargada del proceso, Tomás Martínez Flaño, anunció ayer su intención de proponer mañana el cierre de la ponencia y cumplir así el compromiso de Cs de materializar la reforma de aquí antes de concluir el actual ciclo. «Hemos logrado desatascar aquellos asuntos que retenían los trabajos de la ponencia y es el momento de pasar al siguiente nivel», plantea el diputado naranja destacando puntos como la limitación de mandatos, la eliminación de los aforamientos, el senador autonómico o la incorporación de una carta de derechos.

El Gobierno no sólo discrepa de que el texto esté lo suficientemente maduro, sino que observa un «afán obstruccionista» por parte de Cs y PSOE. La consejera de Presidencia, Begoña Martínez, lo justifica por un lado en la renuencia de la dirección socialista a celebrar una reunión como las que el equipo de Ceniceros ha mantenido con el partido naranja para desatorar la coyuntura y, por otro, en la negativa de ambos grupos a asumir su propuesta en uno de los aspectos más espinosos de la negociación: la horquilla de diputados que componen el hemiciclo y que la Ley Electoral, que también está fase de actualización, debería concretar a partir de ese margen. «Planteamos un mínimo de 25 y un máximo de 39, que fue precisamente el abanico que ambos propusieron en la reforma exprés conjunta que anunciaron en junio del 2017 y no llevaron adelante, aunque ahora abogan por un 31-39 (sobre el 32-40 actual)», sostiene Martínez sobre una convicción: «Se niegan a avanzar porque entienden que sería un rédito político para el presidente José Ignacio Ceniceros».

LAS FRASES Jesús Ángel Garrido PP «Lo que buscan PSOE y Cs con sus cambios es una reforma 'contra el PP'» Raúl Díaz PSOE «Queremos un Estatuto que sitúe a La Rioja como españoles de primera» Diego Ubis Ciudadanos «Son otros los que se enrocan; hay que forzar una votación y retratarse» Ana Carmen Sainz Podemos «Es necesario agilizar la reforma, aunque debería ser más participativa»

Así lo entiende también el portavoz del Grupo Parlamentario Popular. «Si la oposición cambia de criterio, es que buscan una reforma 'contra el PP', y eso sería un error», reflexiona Jesús Ángel Garrido.

Los aludidos niegan de plano esa perspectiva. «Son otros los que están enrocados», opina el portavoz de Cs en la Cámara, sin ocultar la voluntad de su partido de que la profesionalización del Parlamento conlleve una mengua de diputados «que podemos estudiar». «En vez de culparnos, lo correcto es forzar la votación, que cada cual se retrate», asegura Diego Ubis.

Asumiendo que el texto de reforma «aún está verde» en aspectos como la singularidad territorial o derechos básicos, el socialista Raúl Díaz garantiza que el único objetivo de su partido es alcanzar «un Estatuto que sitúe a los riojanos como españoles de primera» frente a la «marginación» de la comunidad que promueven los Presupuestos del Estado y el «carpetazo» de la cuestión que a su juicio persigue Cs. Y todo ello, manteniendo como objetivo irrenunciable de conservar al menos la cifra actual de 33 diputados. «¿Obstruccionismo? La prueba de que no es así es que no hemos faltado nunca a la ponencia y seguimos haciendo propuestas de mejora», rebate Díez ante las críticas.

No menguar el número de inquilinos de la Cámara es también la posición de Podemos, quien a travésde Ana Carmen Sainz se muestra partidaria de agilizar el máximo los trabajos para concluir la reforma estatutaria esta legislatura a pesar del modelo escogido. «Debería ser más participativa, y no fraguarse entre cuatro paredes», concluye.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos