Gestión activa o pasiva

Finanzas... de andar por casa

MARTÍN TORRES GAVIRIA

El oráculo de Omaha, Warren Buffett, posiblemente el inversor financiero más importante del mundo, a la vez que también uno de los mayores filántropos, se le ocurrió hace diez años lanzar una apuesta a los inversores y gestores de activos. Consistía en lo siguiente: él invertía 320.000 dólares en un fondo indexado al S&P 500 y el que le recogiera el guante debía de invertir el mismo importe en el fondo de gestión activa que quisiera. Al cabo de diez años el que menos rentabilidad hubiera obtenido le pagaría al otro un millón de dólares cuyo destino sería la organización benéfica que quisiera. Y así le salió al paso Ted Seides, un gestor de fondos de gestión activa, que invirtió los 320.000 dólares en Head Funds. Era un duelo entre Seides y Buffett, entre gestión activa y pasiva. Comenzó en 1/1/2008 y termina el 31/12/2017.

En España la inversión en fondos está batiendo récords históricos. El volumen de activos en fondos de inversión mobiliaria está en 251.000 millones de euros y el número de partícipes alcanzan los 10,6 millones de españoles. Esto nos da una idea del peso que tiene este producto entre los ahorradores y de lo importante que es conocer lo mejor posible sus características. De los fondos podemos hacer varias clasificaciones dependiendo del riesgo, de los sectores donde invierten, de la zona geográfica, etc. Pero nos vamos a centrar en la clasificación según la gestión: activa o pasiva. La gestión pasiva de un fondo de inversión se basa en construir una cartera de valores que pretende copiar el comportamiento de un índice determinado (benchmark). En síntesis, se constituye la cartera y se deja que el mercado haga el resto. No hay analistas ni gestores que la sigan trabajando y eso le da la ventaja de que son fondos con menos costes de comisiones, pero por el contrario no se interviene en caso de desastre. En la gestión activa de fondos los gestores aplican técnicas de todo tipo para mover las inversiones y superar los índices de referencia. Están en una continua gestión del fondo para minimizar pérdidas y maximizar los beneficios. Yo los denomino «gestores camuflaje» porque se integran y adaptan al mercado. Por el contrario son fondos en los que se generan más costos de gestión y eso supone más comisiones. Es un debate demasiado apasionado entre dos posturas, generalmente con intereses en juego. Entonces la pregunta es, ¿qué es mejor, fondos de gestión activa o pasiva? La respuesta es sencilla, lo prudente es diversificar.

En la calle central del poblado están los duelistas Buffett y Seides frente a frente, pero ante las incrédulas miradas de los curiosos y a tres meses de finalizar el duelo, uno de ellos abandona. Seides ha declarado «a todos los efectos, el juego ha terminado. He perdido». Su fondo ha conseguido un 2,2% anual de rentabilidad mientras que el de Buffett un 7,1%. Y es consciente que en el tiempo que le queda para finalizar la apuesta no va a poder alcanzarlo. Por tanto el millón de dólares es para Buffett que lo invertirá en Girls Inc. De Omaha. ¡Enhorabuena!

* Miembro de European Financial Planning Associaton España

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos