«Esta gente cayó porque no se doblegó»

«Esta gente cayó porque no se doblegó»
Antonio Díaz Uriel

Cientos de personas se reúnen en el cementerio civil de La Barranca para denunciar las pintadas pronazis aparecidas el pasado 15 de abril

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

Cientos de personas han acudido este mediodía al cementerio de La Barranca en Lardero para participar en la concentración de repulsa por las pintadas pronazis y en apoyo a los valores democráticos. El pasado 15 de abril La Barranca, lugar donde yacen los cuerpos de más de 400 republicanos asesinados durante la Guerra Civil española, amaneció con pintadas de enaltecimiento del fascismo. No es la primera vez que sucede, pero la Asociación para Preservar la Memoria Histórica en La Rioja que lleva el mismo nombre que ese lugar, La Barranca, ha querido convocar un acto de rechazo a lo ocurrido y de nuevo recuerdo y homenaje a las víctimas. Anteriormente, no obstante, ya había solicitado a la Delegación del Gobierno en La Rioja el esclarecimiento de lo sucedido y la condena de los responsables de lo ocurrido.

En el acto se han podido ver a numerosos políticos y rostros populares, sobre todo cargos del PSOE y algunos concejales de Ciudadanos, además de simpatizantes y afiliados de Izquierda Unida, Partido Comunista y Podemos. El filólogo villametrense Ernesto Muro ha tomado la palabra primero para realizar un emocionante discurso en el que no sólo ha recordado a su abuelo, a su padre y a su hermano fallecidos, también ha empleado referencias literarias de Edgar Allan Poe, Rulfo, Bécquer, Cernuda y Dostoievski. «Si aspiramos a una memoria compartida tiene que haber una respuesta social que, entiendo, es muy positiva. Supongo que estas cosas pasan porque La Barranca no es un cementerio, este lugar es extraordinario porque se trajo aquí a la gente maniatada y antes de morir pudieron ver su tumba», ha declarado Ernesto Muro con el convencimiento de que «la mayor profanación es la negación de los hechos, que es lo que sufrieron nuestras abuelas, las Mujeres de Negro; el temor produce ceguera».

Muro ha destacado que «debajo de este suelo habita la insumisión, esta gente cayó porque no se doblegó y lo pagaron carísimo, con la muerte» y también ha hecho, si no autocrítica, al menos una reflexión después de recordar que «una vez que tuvimos visibilidad, comenzaron los ataques, esa visibilidad ofende, molesta», porque hace dos años La Barranca sufrió un ataque similar al reciente: «Ya tenemos visibilidad. ¿Cómo hacernos comprender? Quizá tengamos que expresarnos de otra manera. Nos falta hacernos entender, afecto, comprensión». Después, Jesús Vicente Aguirre ha tomado la palabra para agradecer las muestras de apoyo de otras entidades, pedir un aplauso para el fallecido ex presidente de La Barranca, Pedro García, y aclarar que «esta solidaridad no es con la asociación sino con los muertos, con la vida y con los ideales de justicia y libertad». El actual presidente, Ricardo Blanco, ha pedido un respetuoso minuto de silencio en memoria de las víctimas allí enterradas. «Estas acciones violentas no pueden tener caída en esta sociedad», ha expuesto Blanco, mostrándose en contra del «ataque fanático» y defendiendo la educación «en el respeto y la tolerancia».

La UR aporta «razón contra la barbarie»

Pero, sin duda, la presencia más significativa en el acto de hoy en La Barranca ha sido la del vicerrector de la Universidad de La Rioja Juan Antonio Martínez Berbel, quien ha leído el manifiesto redactado por la asociación, no sin antes aportar algunas ideas propias. «Estoy muy honrado de participar en este acto en nombre de la Universidad de La Rioja. La Universidad debe aportar razón frente a la barbarie», ha confesado Juan Antonio Martínez Berbel, y ha calificado de «miserables» a quienes realizaron las pintadas pronazis en La Barranca. «Este cementerio civil ha vuelto a ser atacado por los seguidores de unas ideas que fueron las responsables de esta tragedia. Afortunadamente, son unas ideas minoritarias que no representan a la gran mayoría de nuestra sociedad actual», ha leído Martínez Berbel, y también: «Ni las víctimas ni los familiares de los que aquí yacen, o de los que están representados en los paneles de la memoria que podemos ver en este lugar y que recogen los nombres de las dos mil víctimas republicanas que provocó la represión fascista en La Rioja, merecen nuevas humillaciones e injusticias».

«Ni los insultos ni la pintura podrán borrar el pasado», ha añadido Berbel, para concluir con que «desde la asociación La Barranca queremos lanzar a la sociedad riojana un mensaje de respeto y convivencia donde no caben actos como los del pasado 14 de abril. Consideramos urgente y necesario trabajar conjuntamente para erradicarlos. Nuestra receta contra el fanatismo y la intolerancia es la educación y por eso nos hemos puesto a disposición de los centros de enseñanza secundaria de La Rioja para que los jóvenes riojanos puedan visitar este Memorial de La Barranca y conocer de primera mano esta parte de nuestra historia». Además, en este alegato también ha habido cabida para agradecer al Parlamento de La Rioja su «reciente decisión de aprobar, por unanimidad de todos los partidos allí representados, el inicio de los trámites para declarar este lugar como Bien de Interés Cultural» y la crítica al Ayuntamiento de Logroño por no aplicar la Ley para la Memoria Histórica.

Finalmente, Carlos Muntión ha recordado a los riojanos que fueron víctimas del campo de concentración nazi de Mauthausen y tanto David Merino, del grupo de rap Perro Lobo, como Paco Marín han cantado en homenaje a las víctimas enterradas en La Barranca.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos