Garnica Plywood prevé unas ventas de 200 millones este año, el 15% más

Nuevas instalaciones de la planta de Garnica de Fuenmayor. :: miguel herreros
Nuevas instalaciones de la planta de Garnica de Fuenmayor. :: miguel herreros

El presidente Ceniceros visitó ayer la planta de Fuenmayor, que fue recientemente ampliada para incluir las labores de barnizado y pintura

REBECA BENÉS/J.E. FUENMAYOR.

Conseguir una facturación de 200 millones de euros es el objetivo que el grupo riojano Garnica Plywood se ha marcado para este año. «Estamos empeñados en el crecimiento», corroboró ayer el presidente ejecutivo de la empresa, Pedro Garnica, en la visita del presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, a las instalaciones de la planta de Fuenmayor. Y es que la estimación realizada por el grupo es que a finales del 2017 tanto sus ingresos como la producción hayan aumentado un 15%. Para ello, hace unos meses incorporaron a su labor los trabajos de barnizado e impresión digital, ampliando la fábrica fuenmayorense y creando 20 nuevos empleos locales.

La empresa, que surgió como un aserradero familiar en Baños de Río Tobía en 1941, se ha convertido en una de las más importantes de la región. Con una inversión anual de 10 millones de euros, en cinco años pretende aumentar su plantilla en más de 500 trabajadores. Para Ceniceros, Garnica «es un referente mundial» en el contrachapado de chopo. Además, remarcó su «apuesta por la calidad, la innovación y la exportación». Precisamente, las ventas al extranjero suponen un 93% del total de la producción del grupo. Sus principales mercados son Alemania, Francia, Reino Unido, Holanda y Estados Unidos, pero distribuyen a más de 40 países de todos los continentes. «Solamente a Norteamérica cada semana salen 25 tráilers con nuestros productos», explicó Pedro Garnica, «por lo que sentimos que algo estamos haciendo bien».

El Gobierno de La Rioja ha apoyado la expansión de esta empresa riojana con 3,9 millones de euros en subvenciones a través de la ADER. El presidente riojano ratificó la apuesta del Ejecutivo «por este tipo de grupos porque generan riqueza y empleo». De momento, 470 son los riojanos que trabajan en los centros que Garnica tiene en Logroño, Baños de Río Tobía y Fuenmayor, el 54% de su plantilla total.

Fotos

Vídeos