El futuro del campo ya está aquí

La granja del siglo XXI. En un futuro próximo, espacios como el de la imagen, con drones, tractores inteligentes o animales monitorizados, serán habituales.
/
La granja del siglo XXI. En un futuro próximo, espacios como el de la imagen, con drones, tractores inteligentes o animales monitorizados, serán habituales.

Las nuevas tecnologías aplicadas al sector agrario empiezan a integrarse en La Rioja, ofreciendo soluciones eficientes, sostenibles y modernas

SERGIO MARTÍNEZ

La realidad del sector agrario ofrece hoy en día innovaciones que hace no demasiados años nos hubiesen parecido de ciencia ficción. Drones que sobrevuelan el campo identificando las zonas más productivas, tractores que no precisan conductor y que siguen unas rutas previamente marcadas, control de datos de cultivo desde un teléfono móvil o monitorización del ganado para observar en todo momento el estado del animal. El futuro del campo ya está aquí, y no como algo aún extraño, sino encontrando en nuestra propia región experiencias ya implantadas con éxito.

Las nuevas tecnologías de la información han revolucionado nuestro mundo en todos los ámbitos, y el agrario no podía quedarse atrás. Pese a ser un sector en muchas ocasiones tratado de inmovilista por su carácter tradicional y rural, el campo siempre ha ido un paso por delante, buscando innovaciones que permitan cultivos más productivos, eficientes y seguros. Los agricultores y ganaderos han encontrado en la técnica, desde la invención de la rueda hasta los riegos por goteo, una aliada. No es de extrañar por lo tanto que las nuevas tecnologías estén entrando en el terreno agrario con tanto éxito, siendo algunas de ellas ya imprescindibles para este trabajo.

Datos agrarios

El REA centraliza en La Rioja la información de las parcelas agrarias Los nuevos tractores autónomos permitirán un control a distancia

En La Rioja, el Registro de Explotaciones Agrarias (REA) supone una herramienta básica para realizar diferentes trámites y controlar la información de cada parcela: la localización exacta, los datos relacionados con la PAC, la maquinaria inscrita, las instalaciones, los seguros agrarios, las ayudas percibidas, etc. Toda una fuente de datos centralizada y en la que el agricultora también puede gestionar el Cuaderno de explotación, registrando los tratamientos fitosanitarios aplicados en sus cultivos.

La información está a golpe de ratón y teclado y eso supone, una vez pasada la barrera inicial, algo muy valioso para el agricultor o el ganadero, que puede observar prácticamente todos los parámetros de su parcela de una forma integral. Y es que además de cuestiones administrativas o rutinarias, los datos a los que puede tener acceso el propietario de una parcela también integran ya cuestiones como las zonas más proclives a enfermedades, la productividad, las necesidades hídricas y de nutrientes o el punto de maduración para realizar una cosecha en el momento óptimo.

Una herramienta que ha permitido un paso adelante del sector agrario a nivel nacional ha sido el Sistema de Información Geográfica de parcelas agrícolas (SIGPAC). En ella se identifican mediante fotografías aéreas todas las parcelas agrarias del país, algo concebido en un primer momento para facilitar la solicitud de ayudas, ofreciendo información sobre sus usos, régimen de explotación, cultivos asociados, etc. Recientemente, se ha incluido además un visualizador de los pastos de uso común. La Rioja también cuenta con la Infraestructura de Datos Espaciales (IDE), con numerosas utilidades, ofreciendo dentro de las agrarias, el inventario de frutales.

Robots en el campo

Herramientas como el REA o el SIGPAC son imprescindibles para entender nuestro campo y su gestión de información. Sin embargo, muchas otras innovaciones aparecen día a día, de forma menos general pero sembrando para un futuro tecnológico en el campo. Dentro de ellas, el campo de la maquinaria agrícola siempre se ha mantenido en constante evolución, y el último paso se dirige hacia los tractores autónomos.

El agricultor, desde un ordenador o tableta, podrá controlar su maquinaria sin tener que subirse a la cabina, que desaparece del tractor, monitorizando mediante GPS su recorrido, marcando los límites de la parcela, aportando información y ofreciendo gracias a sus cámaras integradas una visión del entorno en todo momento. También están surgiendo robots que se dedicarán a sembrar, aplicar abonos, fertilizantes y herbicidas, y realizar labores en la cosecha. Todo ello para una gestión mucho más eficiente del trabajo agrario.

Ganadería de precisión

La mayoría de nuevas tecnologías están encontrando aplicación en la agricultura, pero también la ganadería permite diferentes aplicaciones. Una de las más estudiadas es la monitorización del ganado mediante sensores y otros sistemas que permite controlar en todo momento la salud del animal, sus diferentes ciclos de producción, la actividad física y su ubicación en todo momento. Los vallados virtuales, por ejemplo, establecen en un receptor GPS colocado en collar del animal los límites en los que puede estar. Si sale de ellos, recibiría una pequeña descarga eléctrica. El ganadero puede por lo tanto controlar a sus animales sin estar presente, conociendo en todo momento su ubicación y condiciones.

Otras novedades en el terreno agrario ya convertidas en una realidad son por ejemplo el control y estudio del cultivo mediante drones o la gestión de todo un invernadero desde un ordenador. Cuestiones cercanas y de actualidad en el campo riojano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos