El fuego olímpico visitó La Rioja

En su recorrido entre Olimpia y el pebetero del estadio barcelonés de Montjuic, la antorcha pasó por la región hace ahora 25 años

CÉSAR ÁLVAREZLOGROÑO

El día de San Juan de hace 25 años fue especial en La Rioja. En una jornada en la que el fuego adquiere connotaciones míticas, fue el fuego olímpico el que acaparó todo el protagonismo en la comunidad autónoma.

En su recorrido entre Olimpia y el pebetero del estadio barcelonés de Montjuic, el fuego olímpico recorrió la geografía española portada por miles de relevistas que recorrieron 500 metros cada uno hasta que Herminio Menéndez la entró al Estadio Olímpico, para dar el último relevo a Juan Antonio San Epifanio 'Epi'. Este, después de dar una vuelta al anillo, prendió la flecha con la que el arquero Antonio Rebollo encendió el pebetero. Y con ello se dio por inaugurados los Juegos Olímpicos el día 25 de julio.

A La Rioja llegó el día 23 de junio de aquel 1992. Entró a la comunidad autónoma por Logroño y salió por Briñas y según recogen las crónicas de este diario, Félix Guillermo Calvo fue el primer riojano que portó la antorcha olímpica aunque aún fue en tierras navarras; Aurora Mena fue la primera riojana que la llevó en La Rioja y fue Juan Gosens el último portador riojano en suelo de la comunidad antes de que la abandonara por Briñas.

La Policía Municipal, de gala, escoltó toda la noche el fuego olímpico en el Ayuntamiento

Las calles de Logroño -como al día siguiente las de todas las localidades que albergaron el paso del fuego olímpico- se llenaron de público para ver a los relevistas.

En una abarrotada plaza del Ayuntamiento de Logroño, el alcalde Manuel Sáinz recibió el fuego de manos del palista Daniel García y juntos encendieron un pebetero allí instalado y se celebró el acto institucional.

Por la noche, el fuego olímpico se 'recogió' en la sala de exposiciones de la Casa Consistorial donde, en todo momento, estuvo 'velado' por una pareja de la Policía Local (entonces Policía Municipal) vestida de gala.

A la mañana siguiente, el atleta Eusebio González fue el primero que prendió su antorcha y reinició así el tránsito del fuego olímpico por La Rioja hasta que cruzó el Ebro para continuar con el recorrido por todo España, camino del País Vasco.

Entre los relevistas en La Rioja se encontraban los voluntarios olímpicos y deportistas como Iluminado Corcuera, Eladio Aráiz, Juan Pablo García, Jorge Corominas, Óscar Calvé, Julián Galilea, Fernando Marín, José Salaverri, Luis Medrano, Ricardo Garrido.... y también el entonces presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Pérez así como los directores generales de Deportes (José Antonio Barco) y Juventud (Alejandro Fernández de la Pradilla). A los voluntarios se les regaló la antorcha que portaron, mientras que a los deportistas se les dio la oportunidad de adquirirla por 15.000 pesetas.

Fotos

Vídeos