Contra frío, nieve y viento

Parte de los pilotos riojanos que participan en la travesía europea posan en Logroño antes de partir. :: DÍAZ URIEL/
Parte de los pilotos riojanos que participan en la travesía europea posan en Logroño antes de partir. :: DÍAZ URIEL

Diez pilotos riojanos protagonizan una travesía en moto por Europa de 5.500 kilómetros en nueve jornadas

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

El piloto riojano José María Peña Somovilla está acostumbrado a retos incluso más complicados que éste, puesto que ha participado en el Dakar, pero admite que etapas como la del lunes, en su recorrido en moto por Europa, se asemejan bastante al célebre rally por su dureza. «Circulábamos por la costa francesa, desde los Pirineos, Perpiñán, hasta Niza, por carreteras auxiliares, con vientos de hasta 140 Kms/h que te daban bandazos de hasta dos metros y era difícil mantenerse en pie, además del frío y la nieve. Y todo esto durante 660 kilómetros. Cuando llegamos a destino, algunos estábamos totalmente 'out'», confiesa José María Peña.

Once pilotos partieron el pasado sábado desde Logroño con motos Benelli TNT 125 con la intención de atravesar Francia, descender por Italia y volver a subir, cruzar los Alpes suizos y regresar a España. En total, 5.500 kilómetros en unas motos que no superan los 104 Kms/h durante nueve jornadas de unas 14 horas de conducción. En medio de la travesía, dos puntos clave, dos 'metas volantes': el ascenso al mítico puerto ciclista Stelvio (2.757 metros) y la visita a la fábrica de Benello en Pesaro.

Los componentes de esta aventura (José María Peña, Juan Carlos de Andrés, Alejandro Ábalos, José María Mateos, Íñigo García, Pedro García, Miguel Rubio, Javier Bermejo y Enrique San Miguel, todos riojanos y acompañados del responsable de la marca Benelli en España, Xavier Cassa) pretenden someter a «la prueba más extrema» a esta moto de 125 cc: «resistencia mecánica, prueba en altura y condiciones climatológicas totalmente adversas». Ayer llegaron a Milán y salvo una caída y una avería subsanada en los rodamientos de la rueda delantera de una moto, todo transcurre sin mayores incidencias.

«Queríamos hacer algo diferente, que fuera duro, saber hasta dónde está el límite de la moto y el piloto porque esto supone un reto», declara José María Peña.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos