Formatear ciertos modelos de móvil y ocultar la información en redes, prácticas aconsejadas

M. CASADO LOGROÑO

A menudo, cuando se escucha lo referido a la Protección de Datos, uno puede preguntarse qué hacer en su día a día para protegerse. «El primer consejo, más bien sencillo, es tratar de navegar en Internet por páginas seguras y certificadas. Para saberlo hay que fijarse que junto a la url de la web aparezca un candado verde que indique que es segura», explica Manuel Sánchez Rubio, director del Máster de Seguridad Informática de UNIR.

Riesgos con móviles chinos

Otra de las prácticas que recomienda es el formateo de ciertos móviles. «Hay terminales móviles de origen chino, baratos, a priori con buena relación calidad-precio que funcionan bien, pero están enviando periódicamente información a China sin que el usuario lo sepa. Por ello, se aconseja formatearlo cuando se adquiere y empezar de cero con él», añade Sánchez Rubio. En este sentido, ¿hay sistemas operativos más seguros que otros? «Suele decirse que iOS -Apple- sufre menos ataques, hay menos troyanos, pero Android tampoco tiene por qué funcionar mal».

Evitar datos en redes

La información que se publica en redes sociales exige de la máxima atención. «Hay que tener mucho cuidado y blindar los datos públicos, así como los privados. Colgar una información o una foto cuesta un segundo, luego eliminarlo totalmente de la red puede ser un infierno y no solo con tema de menores, que más aún». Por ello, Sánchez Rubio da tres claves para las redes sociales: «Tener bien cerrados los perfiles, proteger los datos privados y atención a los menores».

WhatsApp, vía segura

Convertida hoy en la principal herramienta de comunicación instantánea por escrito, ¿se puede fiar uno de los datos que fluyen por WhatsApp? «Es muy segura, la aplicación más segura, pero hay que tener cuidado dónde se deja el móvil en sitios públicos para que nadie utilice nuestro WhatsApp para mandar mensajes indeseables», precisa el director del Máster de Seguridad Informática de laUNIR. Lo que sí subraya es la importancia de descargar la app en el sitio oficial. Un consejo que extiende a todas las demás. «En el listado de aplicaciones que aparecen hay que elegir la que está desarrollada por el sitio oficial».

Atención a los menores

Los más jóvenes son nativos de los dispositivos móviles, de las redes sociales, etc., pero hay que cuidar su exposición pública. «Si cualquiera debe ser cauteloso con lo que difunde, más aún en el caso de los menores». Pero, ¿y si son ellos los que difunden imágenes o las comparten en redes sociales? «Debemos ser conscientes de que un adolescente tiene hoy en sus manos aparatos más potentes que los que hace no tanto tiempo tenían los ingenieros». Por esta razón Sánchez Rubio es partidario de concienciar y sensibilizar de forma temprana. «Hay que educar desde pequeños en los peligros que tiene la red, las aplicaciones, Facebook, Instagram, etc.».

Y hace una reflexión en voz alta. «En primer lugar es un error regalar móviles desde tan pequeños. Pero me pregunto que igual que no se les deja a los niños solos en la calle tampoco se debería de dejar acceso abierto a Internet. Sería preciso controlar tanto el tiempo que navegan como lo que hacen».

Las tarjetas de fidelización

Por último, Sánchez Rubio medita sobre las cada vez más habituales tarjetas de fidelización u otros sistemas similares. «Porque nos den puntos para no sé qué promoción estamos dispuestos a dar toda nuestra información... Los primeros que tienen que concienciarse de que sus datos son valiosos son los propios ciudadanos. Se vende y se pone a la vista nuestra vida con mucha facilidad», concluye.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos