Fomento reafirma su intención de asumir las obras del AVE navarro

Íñigo de la Serna. :: efe/
Íñigo de la Serna. :: efe

El Gobierno foral relaja su oposición inicial a la infraestructura ferroviaria y el Ministerio prevé retomar las obras en el 2018

LA RIOJA

logroño. Las comparaciones son odiosas, pero algunas resultan particularmente sangrantes. En la misma semana en la que se conocía la caducidad del estudio de impacto ambiental para el trazado de la vía del AVE entre Logroño y Castejón -aunque el Ministerio puntualiza que esa prescripción data en realidad del año 2013-, el departamento que dirige Íñigo de la Serna se reunía con el Gobierno foral para reafirmar su compromiso «con el desarrollo del corredor ferroviario Zaragoza-Pamplona-Y vasca, ya que responde al interés de la ciudadanía». La situación no puede ser más diferente en ambos territorios: en el caso riojano, existe un amplísimo consenso político y social en demandar la llegada de la alta velocidad mientras que, en el caso navarro, el propio Gobierno -formado por un cuatripartito integrado por Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E- se ha mostrado en numerosas ocasiones reticente, cuando no abiertamente hostil, a la llegada del AVE. Sin embargo, mientras que en La Rioja la situación se ha retrotraído de golpe al año 2001 y ahora el Ministerio debe volver a encargar un informe de impacto ambiental para la línea Logroño-Castejón (un trámite que puede demorarse cuatro años), en Navarra, el departamento que dirige Íñigo de la Serna ha decidido dar un golpe en la mesa y, ante la tibieza del Ejecutivo foral, asumir él mismo el coste y la dirección de las obras del AVE navarro para que el trazado esté listo en el año 2023.

El pasado jueves, el secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Julio Gómez-Pomar, y el vicepresidente del Gobierno navarro, Manu Ayerdi, se reunieron en Madrid para limar asperezas entre ambas insitituciones. De la reunión salió renovado el compromiso del Ministerio de afrontar en solitario las obras del AVE navarro, aunque el Ejecutivo foral será informado cada tres meses de los pasos de Fomento, que ya prevé retomar las obras en el 2018.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos