Fomento quiere sumar a Navarra, Aragón y Álava en el desvío de camiones a la AP-68

El consejero riojano de Fomento y Política Territorial, Carlos Cuevas, y el vicepresidente de Desarrollo Económico de Navarra, Manuel Ayerdi, ayer en Pamplona junto a sus directores generales. :: G. R.
El consejero riojano de Fomento y Política Territorial, Carlos Cuevas, y el vicepresidente de Desarrollo Económico de Navarra, Manuel Ayerdi, ayer en Pamplona junto a sus directores generales. :: G. R.

Carlos Cuevas estudió ayer con el vicepresidente de Desarrollo Económico navarro los accesos a la autopista mejor acondicionados para el tráfico pesado

R. G. LASTRA LOGROÑO.

La AP-68 (Autopista Vasco-Aragonesa) y el futuro desvío del tráfico pesado a esta vía desde carreteras como la N-232 fue uno de los ejes que copó gran parte de la reunión mantenida ayer en Pamplona por los gobiernos de La Rioja y Navarra, representados por el consejero riojano de Fomento y Política Territorial, Carlos Cuevas, y el vicepresidente de Desarrollo Económico de la comunidad foral, Manuel Ayerdi.

«Estamos trabajando con el Ministerio para que la medida sea lo más eficaz posible con la suma de Navarra, Aragón y Álava, además de La Rioja», explicó Cuevas, en declaraciones a Diario LA RIOJA, al término de la cita en Pamplona.

«Tratamos de empujar en la buena dirección y ayudar al Ministerio porque reducir la siniestralidad viaria es bueno para La Rioja y para todos», añadió el consejero riojano, quien, además de abordar con Ayerdi la nueva bonificación para el transporte pesado que tiene previsto implantar en breve Fomento en compensación al desvío obligatorio de la carretera N-232 (Autovía del Ebro A-68 a su paso por Navarra), coincidió con el vicepresidente navarro de Desarrollo Económico la necesidad de que los accesos a la autopista se hagan desde los enlaces mejor acondicionados para el tráfico pesado.

La posibilidad de incorporar a las comunidades o provincias vecinas al desvío de camiones a la AP-68 ya fue contemplada por el pleno del Parlamento de La Rioja en la proposición no de ley aprobada el pasado 18 de mayo, una iniciativa presentada por el Grupo Socialista y apoyada por toda la Cámara, en la que se instaba al Ministerio de Fomento a que la derivación del tráfico pesado hacia la autopista se realice entre el peaje alavés de Zambrana y el navarro de Tudela, una fórmula que evitaría que los camiones atraviesen los cascos urbanos de Alfaro y Haro si el plan se aplica sólo en el tramo riojano de la Vasco-Aragonesa.

«La predisposición es buena por ambas partes, hay deseo de colaborar y de ahí sólo puede salir algo positivo», se felicitó Cuevas, quien recordó que «ésta ha sido una primera toma de contacto porque aún no me había reunido con el vicepresidente navarro de Desarrollo Económico, sí que los directores generales llevan hablando desde hace tiempo». De hecho, en la cita de ayer estuvieron presentes también el director general de Obras Públicas de La Rioja, Carlos Yécora, y su homólogo navarro, Ignacio Nagore.

Autobuses y aeropuertos

Pero el desvío de los vehículos pesados no fue el único asunto abordado por ambas delegaciones a lo largo de un encuentro que tendrá su segunda parte después del verano con una nueva reunión en la capital riojana. Sobre la mesa se situaron también ayer un análisis en detalle del desarrollo de las infraestructuras de comunicación y transporte entre ambas comunidades y las posibilidades de mejora, según informó ayer el Ejecutivo riojano en un comunicado.

«Además del compromiso mutuo de mejorar las comunicaciones por carretera entre ambos territorios, hemos hablado de los aeropuertos y de las líneas de transporte público, como los autobuses que prestan servicio a ambas comunidades, para abordar nuevas medidas que puedan favorecer las mejoras», destacó Cuevas, quien resumió el encuentro de Pamplona como la constatación de «la voluntad de colaboración y cooperación futuras en beneficio de La Rioja y Navarra».

Fotos

Vídeos