Fomento estudia nuevas excepciones al desvío del tráfico pesado a la AP-68

«Tenemos que valorar que el convenio se está cumpliendo, aunque somos sensibles a los efectos», afirma Cuevas

D. M. A.

LOGROÑO. El consejero de Fomento y Política Territorial, Carlos Cuevas, compartió ayer la postura de la Delegación del Gobierno en el sentido de que sólo ha habido una denuncia de robo en la AP-68 durante las últimas semanas y que, por tanto, no debe haber alarma. «No creo que un caso ni dos o tres puedan ser considerados una ola, aunque comprendemos a todo el mundo», avisó.

El consejero se refirió también al convenio firmado, que obliga al tráfico pesado a no circular por la carretera N-232 para, como alternativa, hacerlo por la AP-68: «Está cumpliendo perfectamente el objetivo porque se ha reducido de forma tajante, clara y contundente el número de accidentes. Y no tenemos que lamentar ninguna víctima mortal en los prácticamente ya dos meses de vigencia del convenio. Además, se está cumpliendo la previsión del número de camiones que pasan de una vía a la otra».

Por otra parte, Cuevas declaró que «somos conscientes de que hay unos daños colaterales, consecuencias no deseadas que afectan a algunos negocios vinculados a la carretera (estaciones de servicio y restaurantes)» e informó de que se ha reunido con «una representación de los profesionales de estos negocios» y advirtió de que «les hemos transmitido que estamos hablando con la Dirección General de Tráfico (DGT) para ver si hay posibilidad de exceptuar alguna cosa más para que pueda haber alguna otra salida que permita que estos negocios se mantengan».

En este sentido, el consejero puso algunos ejemplos. Si la nueva norma ya permite algunas excepciones, como que los transportistas salgan de la AP-68 a realizar el descanso diario a su domicilio, realizar reparaciones o si se dirige a su base -«si lo pueden acreditar si le paran, no tiene ningún problema»-, Cuevas aclaró que el Gobierno dialoga con la DGT «por si fuera posible aplicar alguna otra excepción, siempre y cuando no implique que el convenio deje de tener sentido, abriendo un 'coladero', hablando en términos coloquiales». «Hay que tener en cuenta que la AP-68 tiene muy pocos accesos en La Rioja y hay distancias considerables de hasta 31 kilómetros (Agoncillo-Calahorra), en la que se puede perder el efecto. Tenemos que valorar que el convenio se está cumpliendo, aunque somos sensibles a los efectos», remachó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos