Fomento se compromete a cambiar la salida de camiones de la AP-68 en Tudela

Camiones circulando por la autopista tras la entrada en vigor del desvío obligatorio. ::/María Félez
Camiones circulando por la autopista tras la entrada en vigor del desvío obligatorio. :: / María Félez

Entre las opciones se baraja ampliar hasta la localidad de Gallur el tramo de autopista obligatorio o habilitar un desvió en Castejón

María Félez
MARÍA FÉLEZCalahorra

La medida de que los camiones de más de cuatro ejes circulen desde el pasado 1 de diciembre de forma obligatoria por la AP-68 en el tramo riojano ha tenido consecuencias negativas para los transportistas y para los negocios riojanos que jalonan la N-232, pero hay más damnificados. Es el caso de la localidad navarra de Tudela, en donde la salida de la autopista desemboca en la carretera N-121-C y la mayor fluidez de camiones ha provocado problemas de aumento de tráfico pesado en una zona donde además del Hospital Reina Sofía existe un polígono de servicios o los accesos a varios institutos.

El alcalde de Tudela y varios alcaldes navarros de la comarca se habían quejado de la situación al delegado de Gobierno navarro y la semana pasada políticos de la comunidad foral mantuvieron una reunión con el secretario general de Infraestructuras del Ministerio de Fomento, Manuel Niño, para estudiar las medidas para descongestionar de tráfico la zona.

DOS POSIBILIDADES QUE PASAN POR GALLUR O CASTEJÓN

La primera
Que la medida obligatoria se alargue hasta Gallur. Es menos probable porque se ampliaría el gasto tanto para camioneros, para el Gobierno de La Rioja y para el Ministerio. Además habría que cambiar la señalización instalada.
La segunda
Se trata de habilitar un cambio de sentido después de acceder a la AP-15 en Castejón que funcionó hace tiempo y que ahora está cerrado con unas balizas. Permitiría poder cambiar de sentido -ahora sólo se puede ir hacia Pamplona- y tomar la dirección hacia Tudela. Así se evitaría la mitad del tráfico pesado.

La solución aún no está decidida, pero en la reunión se plantearon diferentes alternativas, tal y como informó recientemente Diario de Navarra. Así una de las posibilidades que se podrían haber barajado es la de ampliar el tramo de obligatoriedad hasta Gallur (Aragón), algo que supondría un importante cambio ya que hay que tener en cuenta que es, en gran medida, el Gobierno de La Rioja quien financia esta medida y que la cartelería tanto en la autopista como en las carreteras nacionales ya está colocada con los municipios de Tudela y Zambrana como principio y final del tramo.

Otra de las medidas (la que proponían los alcaldes de La Ribera), podría ser la de mantener la salida en el municipio navarro de Tudela pero habilitar un cambio de sentido después de acceder a la AP-15 en Castejón que funcionó hace tiempo y que ahora está cerrado por unas balizas. De esa manera se evitaría, al menos, que los camiones en dirección Logroño tuvieran que pasar por la N-121-C reduciéndose así el tráfico a la mitad de lo que viene sufriendo estos días. Un cálculo que los alcaldes de la zona, a quien también afecta esta medida, han cuantificado explicando que han pasado de unos 270 vehículos a 2.000 al día.

De momento, desde la Consejería de Fomento y Política Territorial, su titular, Carlos Cuevas, prefiere no analizar las diferentes opciones planteadas en esta reunión debido a que «no conocemos los detalles de la misma», señalaron en su gabinete a Diario LA RIOJA.

En el Ayuntamiento de Tudela se valora como más adecuada la segunda opción aludiendo a los negocios que se han montado alrededor de la autovía de Navarra que perderían sus clientes en el caso de alargarse la medida hasta Gallur.

Por otra parte, sobre los negocios riojanos que están presentes en N-232, el gabinete de Carlos Cuevas explicó que han «trasladado al Ministerio de Fomento la petición de los hosteleros».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos