El fiscal pide seis años de cárcel a tres acusados de detención ilegal en Autol

Además, solicita que la condena que se imponga dos de los imputados, de nacionalidad marroquí, se traduzca en una orden de expulsión de España durante diez años

LA RIOJA

El fiscal pide seis años de cárcel para cada uno de los tres presuntos autores de un delito de detención ilegal a una tercera persona en Autol y que la condena que se imponga dos de los imputados, de nacionalidad marroquí, se traduzca en una orden de expulsión de España durante diez años.

El juicio contra los acusados, está señalado para mañana, día 25, en la Audiencia Provincial de Logroño.

Según relata el fiscal en su escrito de acusación, al que ha tenido acceso Efe, en este procedimiento se desconoce la situación de residencia legal o ilegal en España de los dos imputados para quienes solicita que la ejecución de sentencia se traduzca en orden de expulsión.

Los hechos ocurrieron la madrugada del 21 de diciembre de 2014 en el kilómetro 33 de la LR-115, en el término de Autol, cuando los acusados, actuando de mutuo acuerdo y con ánimo de privar la libertad deambulatoria de las personas, se acercaron a las proximidades de una fábrica de conservas esta localidad, donde estaba la víctima y un grupo de cinco amigos con otro vehículo.

Los acusados aparcaron su vehículo cerca del otro y, en ese instante, los cinco amigos de la víctima se metieron en el interior del coche y la víctima quedó fuera.

Dos de los acusados salieron del vehículo; uno de ellos se acercó a lugar donde estaba la víctima y sus amigos y, cuando llegó a la altura del perjudicado, le dijo que era guardia civil; le exigió que le exhibiera su DNI, a lo que éste accedió, aunque este le dijo que no se creía que fuera un agente de la autoridad.

Ante la reacción de la víctima, el acusado volvió a su vehículo; cogió dos papeles que eran un auto del Juzgado de Instrucción número 11 de Zaragoza y una denuncia de la Guardia Civil.

Se dirigió de nuevo a donde estaba la víctima y, de forma agresiva, violenta y mientras le mostraba estos documentos, le dijo que quedaba detenido por menospreciar a la autoridad, por haberles dicho que no eran guardias civiles.

Entonces, el conductor del vehículo en el que viajaban los amigos de la víctima; arrancó y abandonó el lugar.

Cuando ocurrió esto, uno de los acusados se dirigió a donde estaba la víctima y le dijo que había anotado la matrícula del vehículo.

En un primer momento, los acusados se montaron en el interior del coche y fueron en persecución del otro vehículo, pero cambiaron de opinión y fueron nuevamente al lugar donde estaba la víctima; le dijeron que se montara, que lo iban a llevar al cuartel de la Guardia Civil de Arnedo y que si pensaba que eran «tontos».

Entonces, creyendo la víctima lo que le decían, se metió en el interior del vehículo y, nada más introducirse en él, intentó salir, pero uno de los acusados le agarró por detrás y le dijo que se sentara.

El acusado que conducía el vehículo arrancó; salieron de ese lugar y, mientras este imputado dirigía el vehículo, le dijo a la víctima que lo iban a subir al cuartel de la Guardia Civil de Arnedo; que a sus amigos les iba a «caer una gorda» por escaparse de la autoridad y que eran guardias destinados en Ceuta.

Durante el trayecto, los acusados impidieron que la víctima abandonara el vehículo, pero minutos después este turismo fue interceptado por agentes de la Guardia Civil, que pusieron en libertad a la víctima.

El fiscal pide una pena de seis años de cárcel para cada uno de los acusados, y la prohibición de acercarse a la víctima cinco años de tiempo superior al de la pena definitiva impuesta en la sentencia, así como de contactar con ella.

Además, solicita que la pena de cárcel impuesta en sentencia a dos de los acusados sea sustituida por la expulsión del territorio nacional durante diez años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos