El fiscal mantiene los cargos para los acusados pero rebaja un año la petición para uno de ellos

Alberdi y Merino, en la puerta del edificio de los juzgados de Murrieta antes de acceder a la sesión. :: justo rodríguez/
Alberdi y Merino, en la puerta del edificio de los juzgados de Murrieta antes de acceder a la sesión. :: justo rodríguez

La defensa sostiene que las acusaciones solo tienen en cuenta la versión de la Policía cuando, en esta ocasión, «no es ajena a los hechos»

MARÍA JOSÉ LUMBRERAS LOGROÑO.

Ahora, a esperar sentencia. El juicio finalizó ayer con los informes de las partes y las palabras de Jorge Merino, que quiso señalar lo duros que han sido estos años, durante tres de los cuales se le llegaron a pedir hasta nueve años de prisión. La última sesión de las tres que han compuesto la vista se inició con la renuncia a la declaración de dos testigos que quedaban y con las conclusiones finales. Si las defensas esperaban que las acusaciones retiraran los cargos, según dijo luego una de ellas, esto no sucedió. El fiscal modificó en parte su relato de los hechos para quitar algunas de las afirmaciones que entendió en su escrito provisional que decía Jorge Merino en su alocución pública y para modificar un supuesto acto de Pablo Alberdi en El Espolón, al que achaca desde ayer haber dado con una pancarta al inspector jefe del operativo policial y haber dicho, una vez detenido, «si no me soltáis no salís vivos». Al final, mantuvo los delitos de desórdenes públicos para ambos y el de atentado para Alberdi, si bien a este último le retiró la pena solicitada por lesiones. En resumen: dos años para Merino y cinco y nueve meses para Alberdi.

El letrado de Alberdi criticó que se incluyeran hechos nuevos, pero el fiscal se negó a retirarlos. La juez se interesó por si deseaban la suspensión del juicio si entendían que se daba indefensión, pero las defensas rechazaron parar la vista.

LAS POSICIONES

La Fiscalía
Desórdenes públicos
El Ministerio Público pide dos años para cada acusado por este delito. A Jorge Merino se lo adjudica como inductor.
Atentado
Este delito se lo achaca a Pablo Alberdi, aunque le señala dos acciones, la de tirar una piedra a un agente y la de acometer al inspector jefe del operativo con una pancarta. Le pide por ello tres años y medio.
Lesiones
Si bien se retira como delito que se le achacaba a Alberdi, se mantiene como falta y con su indemnización.
Relación de hechos
Al relato provisional que se llevó a juicio le ha introducido algunos cambios. Ha quitado frases textuales que le achacaba a Merino y ha añadido el acometimiento con una pancarta al inspector jefe del operativo por parte de Alberdi, así como otra frase en el momento de su detención.
Abogado del Estado
Novedades
Los cambios que introdujo fue la posibilidad de condenar a Merino, en el caso de que se descarten los desórdenes públicos, por un delito de atentado en el grado de inducción. Un año.
Las defensas
Novedades
En el caso de que no se produzca la absolución que quieren, piden que se utilice como atenuante muy cualificada la dilación indebida.

Los hechos se registraron tras una manifestación multitudinaria que se celebró con motivo de la huelga general de 14 de noviembre del 2012. En su informe, la Fiscalía se refirió a la acción de un grupo organizado, a la escalada de insultos a la Policía y al lanzamiento de objetos, que deparó contusiones a ocho agentes. «No discutimos que Jorge se fuera antes de los altercados, pero no solo los conocía sino que los había propiciado», apuntó. «A Pablo se le acusa de tirar una piedra que impacta en un policía», hecho que habría cometido enmascarado, y también de acometer con una pancarta al inspector jefe del operativo, tras lo que habría sido reducido y detenido.

«Los vídeos que grabó la Policía se destruyeron pues habrían desvirtuado las acusaciones», dijo la defensa

El abogado del Estado, por su parte, usó los vídeos proyectados en las sesiones para destacar que los primeros lanzamientos de objetos se habrían producido durante la alocución de Merino, mientras que habría sido, a su juicio, el lanzamiento de una piedra sobre un agente por parte de Alberdi lo que habría dado lugar a la primera carga policial.

Henar Moreno, defensa de Merino, explicó que hablar de aumentar la tensión social que se le achaca a su cliente no tiene que ver con cometer actos delictivos, como tampoco supone un llamamiento a agredir policías hablar de sabotaje o de boicot. E hizo hincapié en que Merino no estaba en el lugar de los hechos cuando se produjeron los desórdenes y si se tiró un único objeto durante su intervención pública, pudo no observarlo.

Por fin, Endika Zulueta, defensor de Pablo Alberdi, entendió que todo está sobredimensionado y que no es verdad que este hecho sea el más grave en décadas. El letrado entendió que el relato de las acusaciones se han ido ajustando al que ha ido haciendo la Policía, «cuando aquí no es ajena a los hechos», y que no se ha hecho caso a los otros 15 testigos que han comparecido, mientras que, lo mismo que la otra abogada, consideró que los agentes partían con la presunción de culpa de las personas de la CNT. Para él, «cuando comenzó la primera carga no se ven piedras, tornillos ni adoquines, sólo dos globos de pintura». Los vídeos que grabó la Policía se destruyeron porque habrían desvirtuado las acusaciones que se formulan, señaló.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos