El fiscal mantiene la acusación contra el alcalde de Viguera por pinchar las ruedas del coche a un ecologista

De izquierda a derecha y sentados en primera fila, Santibáñez, Herce y Donaire en la sala de vistas. marín/ J.
De izquierda a derecha y sentados en primera fila, Santibáñez, Herce y Donaire en la sala de vistas. marín / J.

El regidor negó los hechos en el juicio celebrado ayer, aunque el socio de Amigos de la Tierra dijo que le vio junto a uno de sus ediles cómo rasgaba los neumáticos de su coche

Pilar Hidalgo
PILAR HIDALGO

La Fiscalía solicitó ayer una multa de 720 euros para el alcalde de Viguera, Aitor Santibáñez, y otros 720 para su edil Ignacio Herce por presuntamente pinchar las ruedas del vehículo de un miembro de la asociación ecologista Amigos de la Tierra el pasado 31 de agosto. Asimismo, reclamó que entre ambos indemnicen al perjudicado, Juan Donaire, con 368,23 euros, el importe que tuvo que abonar por la sustitución de las ruedas de su coche, y que sean condenados al pago de las costas.

El Juzgado de Instrucción número 1 de Logroño retomó ayer la vista oral por este caso, que ya fue suspendida en marzo por la incomparecencia de dos de los testigos citados. Durante la sesión, el Ministerio Fiscal destacó las versiones «absolutamente contradictorias» que ofrecieron el denunciante y los dos denunciados. De estos últimos dijo que «actuaron de forma premeditada y espontánea».

Según el relato que trazó Donaire, se encontró con Santibáñez y Herce cuando se dirigía a una zona con canteras de Viguera para inspeccionar unos posibles vertidos ilegales en la 'pickup' de un vecino del municipio. De regreso al lugar donde había dejado su Peugeot «les vi agachados, pinchando las ruedas de mi coche». «Al advertir que llegábamos, echaron a correr», aseguró.

«Es totalmente falso, yo fui a por unas corderas que me faltaban, las metí en mi Land Rover y me fui a casa» Aitor Santibáñez | Alcalde de Viguera

En cambio, el regidor viguereño (que tiene otros frentes judiciales abiertos por un presunto delito de malversación y falsedad documental, y el próximo día 22 un juicio por presuntas amenazas y por supuestamente pinchar las ruedas al turismo de un vecino) negó los hechos y sostuvo que se dirigió junto a Herce al área de canteras, ya que el edil había visto en ese entorno las cuatro corderas que se habían extraviado de su explotación de ganado varios días antes. «Las cogí, las eché en mi Land Rover, dejé a Ignacio en su cuadra y me fui a casa», afirmó. El concejal 'popular' ratificó su versión.

Entre los testigos, comparecieron los dos guardias civiles que acudieron al lugar donde Donaire dejó su turismo. Ambos agentes señalaron que cuando llegaron el ecologista estaba «muy nervioso y alterado» por lo ocurrido y que las ruedas habían sido pinchadas.

El letrado de la acusación reparó en que Santibáñez «firmó una declaración en la que ponía que eran tres corderas y ahora son cuatro». El abogado de la defensa incidió en que en las diligencias que abrió la Guardia Civil consta que Donaire indicó que «desconocía la autoría» de los hechos. El caso quedó visto para sentencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos