Las vaquillas ponen la nota taurina en las fiestas de Huércanos

De un tiempo a esta parte, con la instalación de la plaza de toros portátil, la suelta de vacas bravas ha pasado de la calle al coso

Félix Domínguez
FÉLIX DOMÍNGUEZNájera

No se puede asegurar que en Huércanos exista una auténtica afición masiva a la fiesta de los toros, al menos en lo que se refiere a la lidia de reses bravas con sus profesionales.

Pero de lo que sí que existe constancia es de que en la localidad pochanquera siempre ha habido afición a lo taurino vivido como un festejo popular en el que el personal se arriesga, más o menos, para tratar de burlar las embestidas del ganado bravo.

Según comentaba el alcalde, antes este tipo de festejos se llevaban a cabo por las calles de la localidad, en lo que se viene denominando un encierro de reses bravas. Pero de un tiempo a esta parte, por razones de seguridad y de comodidad para el público que acude a verlo, con el alquiler de una plaza de toros portátil, dichos festejos han pasado a celebrarse en la misma.

Con ello también se facilita el poder acogerse con mayor facilidad a las últimas normativas dictadas para este tipo de actividades festivas, en las que, sin ningún género de dudas, existe un riesgo sustancial para la integridad de las personas que se atreven a participar de lleno en ellas.

Así que con la habilitación de un coso taurino desmontable, todo el mundo ha salido ganando. Los aficionados a capear las embestidas de las vaquillas, porque en el interior de un ruedo es siempre más seguro realizar ese temerario divertimento, a pesar de que no existe el riesgo cero de ninguna manera. Por otra parte, los aficionados simplemente a ver las evoluciones de los valientes frente a las astas vacunas, porque pueden seguir las evoluciones de reses y burladores cómodamente sentados y sin tener que ir recorriendo el vallado para poder observar de cerca las evoluciones de humanos y animales.

Así las cosas, en estas fiesta serán dos las jornadas en las que habrá vaquillas. La primera el viernes día 28, a partir de las 19.00 horas, con suelta de vaquillas en el coso portátil, a cuya finalización la peña 'La Trompeta Coja' sorteará un jamón.

Otro tanto ocurrirá el último día de las fiestas, el día de la jira, cuando a la misma hora que la anterior suelta, se procederá de nuevo a ir soltando al ruedo varias vacas bravas para quien se atreva a hacer les recortes y otras suertes del toreo popular. De nuevo, la citada peña local realizará un sorteo de un jamón. Se advierte que, para acceder a la plaza de toros, será preciso recoger la entrada correspondiente, que se repartirán durante la jira hasta que se complete el aforo del coso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos