FeSP-UGT denuncia la situación del transporte sanitario riojano

LA RIOJA

Logroño. FeSP-UGT volvió a denunciar ayer que desde que el pasado 1 de abril empezase a operar la empresa 'Transporte Sanitario de La Rioja UTE' (FERROVIAL), tras adjudicarle el Gobierno de La Rioja el transporte sanitario en nuestra región, «se han ido acumulando los problemas para el conjunto de trabajadores que pasaron subrogados, pese a las promesas que la propia consejera de Salud les hizo antes de la adjudicación».

Entre esas promesas, recordó la Federación de Empleados de Servicios públicos de UGT en un comunicado, «la consejera de Sanidad, María Martín, hizo afirmaciones a los trabajadores antes de la subrogación como las siguientes: «Apoyando a muerte a los técnicos de ambulancias», «Interesa la profesionalización del sector», «Se ha mirado más por vosotros que por los pacientes». No obstante FeSP-UGT advierte de que «la realidad es bien distinta».

Según la federación, «son múltiples las carencias y deficiencias con las que los profesionales se enfrentan cada día en sus equipos y vehículos: faltan EPIS (equipos de protección individual), uniformes, ropa de abrigo, materiales, calefacción autónoma en la cabina asistencial, sillas oruga... carencias y deficiencias que, además de afectar al normal funcionamiento y la operatividad de las ambulancias, pueden repercutir en la seguridad de los pacientes».

Además, añade, «las condiciones laborales han sufrido un considerable empeoramiento». «Se han producido (y hay anunciadas muchas más) reubicaciones de los puestos de trabajo no acordadas con la plantilla, tanto geográficas, como de jornada y de turnos de trabajo, que han venido acompañadas de una importante disminución en los salarios y de una inasumible pérdida de poder adquisitivo para los trabajadores y sus familias», denuncia, para advertir de que «se ha abusado de los contratos en prácticas, que se están utilizando para cubrir puestos que deberían ser estructurales».

FeSP-UGT «hace responsable de esta situación a la consejera de Salud, María Martín, y al Gobierno de La Rioja por haber permitido una rebaja de 1 millón de euros al año en la adjudicación de un servicio esencial de la sanidad pública y por haber generado un caos organizativo con las modificaciones incluidas en el pliego».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos