Una feroz paliza sin sentido

Detención y traslado de otra de las personas que participaron en la paliza. :: G.C./
Detención y traslado de otra de las personas que participaron en la paliza. :: G.C.

La víctima volvía de trabajar el día Año Nuevo, recriminó a los agresores, y estos respondieron con patadas y puñetazos, por los que tuvo que ser hospitalizado en ZaragozaLa Guardia Civil detiene a cuatro personas por una violenta agresión en Autol

MARÍA FÉLEZ AUTOL.

Eran las siete de la mañana del primer día del año cuando un vecino de Autol se disponía a entrar en su domicilio tras haber trabajado en su turno de noche en el Hospital San Pedro. Fue en plena calle donde se encontró con cuatro jóvenes que golpeaban un vehículo estacionado y no dudó en llamarles la atención por su actitud. Su advertencia le costó cara. «No se lo pensaron dos veces», contaban ayer allegados a la víctima y le propinaron una paliza descomunal por la que tuvo que ser trasladado en primera instancia al Hospital Fundación de Calahorra y, más tarde, al Hospital Miguel Servet de Zaragoza debido a las graves lesiones que presentaba en el rostro y la cabeza.

Fue la propia víctima quien dio parte a la Guardia Civil de lo sucedido y agentes del Grupo de Investigación de Arnedo se trasladaron al Hospital de Zaragoza, donde éste les relató lo sucedido. «Sin mediar palabra, los cuatro jóvenes se abalanzaron sobre él y comenzaron a agredirle violentamente, propinándole puñetazos y patadas por todo el cuerpo hasta que pudo huir del lugar», explica la nota remitida por la Guardia Civil.

Los datos recopilados por los agentes y varias fotografías aportadas por los ciudadanos, han servido para la localización, detención, toma de declaración y puesta a disposición judicial de los cuatro presuntos autores de la agresión (dos hombres y dos mujeres).

Tras las detenciones, se ha tramitado contra uno de estos individuos el correspondiente expediente expulsión del territorio nacional al encontrarse en situación irregular en España y además otro de ellos poseía antecedentes por hechos de similares características.

De momento estas personas han quedado en libertad con cargos, con la obligación de comunicar al Juzgado de Instrucción los cambios de domicilio.

Ayer la alcaldesa del municipio, Catalina Bastida, se mostraba muy enfadada con los hechos sucedidos el día de Año Nuevo en su localidad. «No quiero a gente así en Autol. El que venga a trabajar y a comportarse como es debido tiene las puertas abiertas y el que venga a hacer este tipo de cosas ya puede ir marchándose de nuestro pueblo», comentaba la alcaldesa que añadió que «apoyaremos a la víctima en todo lo que sea necesario porque es una barbaridad lo que le ha pasado».

El vecino de la localidad se encuentra ya en su domicilio de Autol pero deberá estar una larga temporada de baja por las secuelas provocadas por la brutal paliza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos