A favor de la jornada continua: «No hay constancia de que la jornada partida se traduzca en un mejor resultado»

Gustavo Navas./
Gustavo Navas.

ANPE Rioja, recuerda su presidente, Gustavo Navas, siempre se ha mostrado partidario de implantar la jornada continua

L.J.R.LOGROÑO.

En torno a la jornada escolar se ha generado un amplio debate con posiciones encontradas y poralizadas. Los defensores de uno y otro modelo esgrimen argumentos que tratan de sustentar con estudios más o menos profundos que abordan todos los aspectos del aprendizaje y que no vienen sino a reafirmar su postura. En ese debate, ANPE Rioja, recuerda su presidente, Gustavo Navas, siempre se ha mostrado partidario de implantar la jornada continua. De hecho, recuerda, «la impulsamos y la promovimos en contra de la opinión de la Consejería y de muchos padres».

Navas mantiene que, entre las ventajas de la jornada continua, «la más evidente es la de la conciliación familiar. En la sociedad en la que vivimos es materialmente imposible recoger a los niños a las 12.30 horas y llevarlos de nuevo al centro por la tarde». Más allá de esas facilidades para cuadrar agendas domésticas, apunta que «no ha habido ni hay estudios que avalen que, pedagógicamente, para el alumno sea mejor o sea peor una jornada u otra. Creo que la opinión está dividida y cada uno presenta sus argumentos».

El presidente de ANPE Rioja pone el acento sobre ciertas realidades ajenas a los grandes núcleos de población. «¿Qué pasaría en los colegios rurales? Los alumnos se irían muy pronto de casa para llegar al centro, tendrían que comer en el colegio y, después, regresar a casa a las 18, a las 19 de la tarde y ponerse a hacer deberes. ¿Cómo va a ser el rendimiento de ese alumno?», se cuestiona.

«No hay constancia de que la jornada partida se traduzca en un mejor resultado académico para el alumno frente a sus compañeros con jornada continua. El alumno que es bueno, es bueno con cualquier jornada. Los resultados no están condicionados por el tipo de horario escolar», reitera al tiempo que señala que buena parte de las jornadas partidas que en la actualidad en La Rioja son una especie de jornadas continuas ampliadas hasta las 17 horas.

«En los centros en los que funciona la jornada partida, se deja para la tarde las clases de Música, de Educación Física... mientras que por la mañana se imparten aquellas que exigen más concentración ya que es cuando los alumnos están más frescos», sentencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos