Las familias de varios centros que impartirán Islam temen que se conviertan en guetos

Un niño recibiendo una clase de Islam en una mezquita de Logroño, en una imagen de archivo. :: justo rodríguez/
Un niño recibiendo una clase de Islam en una mezquita de Logroño, en una imagen de archivo. :: justo rodríguez

En Calahorra reúnen firmas a favor de la aconfesionalidad y en Logroño, el Caballero de la Rosa y el IES Comercio remiten a futuras reuniones

Carmen Nevot
CARMEN NEVOTLogroño

Que la religión islámica llegará el próximo curso a las aulas de la región ya es un hecho, como también lo es que la noticia no ha calado igual en los cinco centros que durante el 2018-2019 serán los pioneros en impartir esta asignatura.

En el colegio Quintiliano de Calahorra, -informa Isabel Álvarez- las familias han dado un paso al frente. La Ampa ha iniciado una campaña de recogida de firmas para solicitar que el centro «sea aconfesional y no se impartan clases de ningún tipo de religión». La presidenta de la asociación de madres y padres de alumnos, Marta Gutiérrez, explicó ayer en declaraciones a este periódico que con anterioridad al anuncio de la Consejería de Educación de impartir el Islam en este centro «ya se había hablado» de sacar la religión de las aulas y «ahora» han considerado que «es el momento» de solicitarlo, porque «pueden impartirse hasta cuatro tipo de religiones». «No queremos que pongan ninguna más, sino que las quiten», señala Gutiérrez, al tiempo que precisa que la campaña de recogida de firmas que han iniciado ha surgido a petición «de algunos padres».

Considera que la decisión de la Administración «ha sido muy repentina» y lamenta que la comunidad educativa «se haya enterado antes por el periódico, que por la nota que sacaron los niños del colegio». Cree además que comenzar por sólo cinco colegios y no de una forma más generalizada es un «error».

«No cabe otra que cumplir la ley, que es muy clara a nivel nacional» Alberto Galiana | Consejero de Educación

En Haro-informa Jöel López- la asociación de madres y padres de alumnos del colegio Nuestra Señora de la Vega comparte la inquietud del colectivo de Calahorra pero «de momento», dicen, no contemplan movilización alguna. Aseguran que no se han puesto en contacto con ellos pero que respetan su decisión.

Más

La Ampa de este centro jarrero mantuvo una reunión el pasado lunes con el director general de Educación, Miguel Ángel Fernández, en la que le trasladaron su «preocupación» porque su colegio se pueda convertir en un gueto y la «desigualdad» que puedan sufrir con respecto a otros centros cercanos. La Ampa está a favor de dar «un voto de confianza» al Gobierno que les aseguró que la idea es que todos los centros riojanos impartan dicha asignatura dentro de dos cursos. Sobre la reivindicación de no dar ningún tipo de religión en las aulas, el director les comentó que responde a una ley estatal que hay que cumplir. Por eso el colectivo jarrero ha descartado cualquier movilización al respecto.

«No queremos que pongan ninguna religión más, sino que las quiten» Marta Gutiérrez | Presidenta del Ampa Quintiliano (Calahorra)

La Ampa ya ha informado a los padres y madres de los alumnos en un comunicado que se acaba de enviar del resultado de esta reunión.

En Logroño, el IES Comercio está a la espera de una reunión en la que tratar esta cuestión, aunque de antemano, según explica la representante de los padres y madres del centro, Susana Basses, habría cierto rechazo no tanto a que se imparta la asignatura de religión islámica en el centro -«si se tiene que impartir que se imparta», sostiene- pero sí a que los tres centros seleccionados en Logroño se encuentren todos muy próximos y, por tanto, «la zona podría acabar convirtiéndose en un gueto». Reclaman, por tanto, que se implante en otros colegios de la capital y no se ciña a los centros que están pegados al Ebro.

«Si se tiene que impartir, que se imparta, pero no deja de ser un contrasentido» Eduardo Rojas Presidente de la FAPA

En el colegio Caballero de la Rosa evitan pronunciarse, al menos de momento, y prefieren esperar a hacer pública su postura e incluso a anunciar si adoptarán o no alguna medida, como así lo ha hecho el colegio Quintiliano de Calahorra, a la próxima semana, una vez que haya concluido el próximo día 30 el plazo para presentar las solicitudes de admisión.

En el caso del colegio Madre de Dios, el tercero en Logroño que ha sido seleccionado para enseñar Islam el próximo curso se da la circunstancia de que la presidenta de la Ampa es Marian Aretio, representante de la comunidad musulmana que desde el 2009 reclama que esta materia se imparta en los colegios de la región. Aretio, juez y parte en este caso, es consciente de la «confusión» generada al respecto que atribuye a la «nefasta y pésima gestión por parte de la Consejería de Educación» de un asunto que viene de atrás. De hecho, estaba previsto en el acuerdo de cooperación del estado con la comunidad islámica de España de 1992, suscrito con el fin de hacer efectivos los derechos de libertad e igualdad religiosa de las comunidades musulmanas establecidas en España. «El Gobierno -insiste- ha tenido 25 años para que se haya hecho en perfectas o al menos mejores condiciones» porque el hecho de que sólo se enseñe en determinados centros «supone seguir discriminando a parte del alumnado porque nos encontraremos con musulmanes de primera y de segunda, en el sentido de que algunos van a poder elegir una confesión religiosa y otros no».

«La confusión se debe a la nefasta gestión de la Consejería de Educación» Marian Aretio Comunidad musulmana y Ampa M. de Dios

En cuanto a la opinión de las familias de Madre de Dios, asegura que lo han recibido con satisfacción y aunque reconoce que hay una corriente que reclama la laicidad del centro, asegura que esta es minoritaria en un colegio en el que del total de alumnos, más de la mitad, -entre 170 y 200 según sus datos-, son musulmanes.

Galiana: «No cabe otra»

El consejero de Educación, Alberto Galiana, aunque pone por delante que todas las opiniones son respetables, en relación a la iniciativa del colegio de Calahorra de la que es conocedor, recuerda que deben regirse por la ley y «es muy clara a nivel nacional, porque desde 1992 establece la capacidad de los padres para poder elegir la clase de religión -católica, islámica, judía o evangélica- que desean para sus hijos». «No cabe otra que cumplir la ley -insiste- y son otros los foros en los que se tendrán que defender este tipo de opiniones legítimas pero que no son conforme a la ley».

Sobre la posibilidad de eliminar todas las religiones del currículo, el consejero destacó que es una decisión nacional, no una competencia autonómica, porque está regulado y verificado por distintas leyes orgánicas. Además, la libertad religiosa y de enseñanza vienen también recogidas en la Constitución, por lo que para una pretensión como la que plantean no sería descartable que tuviese que modificarse la Carta Magna.

En la FAPA, su presidente, Eduardo Rojas, cree que la llegada de la religión musulmana a las aulas va en dirección contraria a la tendencia actual de sacar cualquier religión de los colegios y aunque lógicamente respeta que se imparta «si es que tiene que impartirse» no deja de ser un «contrasentido», apunta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos