«De la falta de información en una emergencia surgen problemas y bulos; y de ahí, indignación»

José María Marcolain, director de VOST Spain en La Rioja. :: /Miguel Herreros
José María Marcolain, director de VOST Spain en La Rioja. :: / Miguel Herreros

José María Marcolain Director de VOST La Rioja | El responsable de VOST coincide en que en el colapso de Reyes por la nevada «es innegable que algo falló y todos tenemos que hacer autocrítica»

Roberto G. Lastra
ROBERTO G. LASTRALogroño

Desde el altruismo aportan desde hace cuatro años y medio en la región su experiencia en las situaciones complicadas. El pasado día de Reyes, los integrantes riojanos de VOST (Asociación de Voluntarios Digitales en Emergencias), armados con ordenadores, tabletas y móviles, echaron el resto para arrimar el hombro, vía redes sociales, en el dispositivo desplegado frente al caos por el temporal de nieve. «Se echó en falta que muchos de los afectados entendieran lo que estaba pasando porque eso llevó a que muchos se sintieran abandonados. De la falta de información surgen problemas y bulos; y de ahí, indignación», advierte su director, José María Marcolain.

- Una nevada, anunciada con días de antelación, provocó el caos en La Rioja. ¿Es lógico con las actuales tecnologías e información?

- La Rioja no está habituada a un aviso rojo por lo que los ciudadanos tenemos que ser conscientes de que si la Administración nos está avisando de que existe un riesgo extremo es por algo. Hay que tener en cuenta todos los factores que desencadenaron que el día de Reyes centenares de personas se quedaran atrapadas durante horas en la A-12 y la AP-68. La virulencia de la nieve, el intenso tráfico de ese día y las dificultades que hubo para solucionar los problemas alargaron la situación durante horas.

- ¿Qué deben corregir las administraciones, los servicios de emergencia y los conductores?

- Los conductores debemos hacer autocrítica y preguntarnos si realmente estábamos haciendo caso a los diferentes avisos y si nuestros vehículos estaban preparados para unas condiciones meteorológicas como las que se preveían. ¿Cuántos de los vehículos atascados llevaban cadenas, mantas, combustible suficiente y algo de comida? Yo creo que, siendo optimistas, ni a la mitad.

Relacionado

También se detectaron comportamientos entre algunos de los afectados que impidieron que la ayuda llegase antes. Evidentemente, la Administración pública nos tiene que proteger, es su labor, pero no nos olvidemos que dentro de la Protección Civil está la autoprotección y eso reside en cada uno de los conductores y ciudadanos. Consideramos imprescindible que se empiece a inculcar en edades tempranas; nos costó mucho esfuerzo que se aprobara por ley la educación escolar en emergencias, ahora solo pedimos que esa ley se aplique en todo el territorio y que la autoprotección contribuya a prevenir riesgos y a facilitar la respuesta a cualquier incidente. Desde el punto de la gestión pública, entiendo que los recursos son limitados y por ello vemos interesante que ante un episodio de meteorología adversa exista una mayor cooperación y comunicación entre los diferentes organismos locales, autonómicos y nacionales, convirtiendo en habitual la mancomunidad de recursos. También se debe contar desde el primer momento con los voluntarios que, debidamente formados y organizados, son de gran ayuda.

- No parece que sea un problema de recursos insuficientes, tanto de personal como de maquinaria quitanieves, y mucho menos que los profesionales no hagan su trabajo.

- En La Rioja no podemos tener los medios que tienen en otros países donde estas situaciones son habituales. Aquí tenemos medios y se utilizaron. Estoy seguro de que no hubo mala práctica o dejación de funciones por parte de los profesionales que aquel día trabajaron intensamente. En La Rioja somos privilegiados por contar con grandes profesionales que con relación laboral o voluntaria son capaces de dar respuesta a cualquier situación de emergencia. Pero es innegable que ese día algo fallo y todos tenemos que hacer autocrítica.

- Cada aviso se anuncia con antelación y el bombardeo de consejos es continuo. ¿Qué falla?

- Seguro que la Administración pública tiene mucho que mejorar en la información y respuesta a situaciones complejas de emergencia, ya que la información, si no se comprende, no es del todo útil. Una de las asuntos no es en sí que se quede la gente atrapada, sino cómo se gestiona esa situación.

«La Administración nos tiene que proteger, pero es vital la autoprotección y ésta debe incluirse desde edades tempranas» CONDUCTORES Y CIUDADANOS

«¿Cuántos de los vehículos atascados allí llevaban mantas, cadenas...? Siendo optimistas, ni la mitad» COLAPSO EN LA A-12 Y AP-68

No me refiero a esos héroes sin capa que trabajaron sin descanso, sino a que no hay que olvidar que una parte muy importante en la resolución de una emergencia es la información a los afectados y ahí sí que debe mejorarse mucho. El otro día se echó en falta que muchos de los afectados entendieran lo que estaba pasando porque eso llevó a que muchos se sintieran abandonados. De la falta de información surgen los problemas, los bulos, las fake news, los rumores; y de ahí, la indignación.

- ¿No puede ser uno de los problemas el exceso de información, muchas veces no contrastada, a través de las redes sociales?

- Los bulos y las fake news en situaciones de emergencia pueden complicar aún más el desarrollo de una situación compleja. Precisamente, uno de los factores clave es que sea la propia Administración quien tome la iniciativa, no solo estableciendo canales directos con los ciudadanos, si no apoyándose también en los medios de comunicación y en entidades especializadas como VOST para ofrecer información veraz, contrastada y monitorizar cualquier noticia falsa para neutralizarla.

- En ocasiones se critica que hay demasiadas alertas por todo. Pese a que la del fin de semana pasado era roja, ¿pudo confiarse la población al pensar que una vez más los augurios iban a ser exagerados?

- Considero que los avisos que se emiten siempre están justificados. Actualmente existen tres niveles de aviso, que no alertas, por parte de la Agencia Estatal de Meteorología: amarillo (riesgo), naranja (riesgo importante) y rojo (riesgo extremo). Ese fin de semana estuvo activo el nivel rojo, el máximo y, visto lo visto, el nivel emitido fue acertado.

- ¿Nos servirá de escarmiento lo sucedido hace una semana?

- Confío en que sí, pero debemos extraer y analizar los puntos de mejora de este tipo de hechos para que no vuelvan a producirse situaciones de riesgo.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos