La factura climática

Los precios sujetarán en su conjunto el PIB agrario regional, si bien con un reparto territorial muy desigual y La Rioja Alta como gran perjudicada Cereal, ganado, frutales, viñedo... sufren el hielo y la sequía aunque, en su conjunto, la renta final agraria no caerá

A. GIL LOGROÑO.

Dos de los tres fenómenos más temidos se han cebado con La Rioja Alta (heladas y sequía) aunque, a la espera de lo que pueda suceder con el tercero, el pedrisco, la producción final agraria de la región no debería verse especialmente resentida. Ésa es al menos la estimación que baraja la Consejería de Agricultura, lo que no quiere decir que no haya agricultores que sufran importantes consecuencias en sus rentas. De hecho, la Consejería ya anunció medidas de ayuda a los ganaderos y estudia también ampliarlas a otros sectores a la espera de acontecimientos.

Los daños principales se concentran en La Rioja Alta y, parcialmente, en La Rioja Media, mientras que La Rioja Baja está, por el momento, sin incidencias destacadas en sus producciones agrarias. En términos generales, la renta agraria crece ininterrumpidamente desde el año 2009 y la Consejería considera que, pese a las heladas y la sequía, si no hay mayores incidencias, continuará mejorando en el 2017. Ésta es la situación por ramas y cultivos:

1
Pese a que las primeras estimaciones hablaban de pérdidas del 70%, se trabaja ahora con una pérdida media del 20% de cosecha en cebada y de entre el 20 y 30% en trigo sobre un año normal (el pasado fue excepcionalmente bueno). Las lluvias de mayo y junio ha aliviado parcialmente la campaña. Ahora bien, La Rioja Alta es claramente la más perjudicada con mermas que sí pueden llegar al 70%. El precio de trigo espera un pequeño repunte, con lo que su impacto final sobre la renta agraria no será muy importante, explica José Ignacio Fernández Alcázar, jefe de sección de Estadística Agraria.
Cereales.
Pese a que las primeras estimaciones hablaban de pérdidas del 70%, se trabaja ahora con una pérdida media del 20% de cosecha en cebada y de entre el 20 y 30% en trigo sobre un año normal (el pasado fue excepcionalmente bueno). Las lluvias de mayo y junio ha aliviado parcialmente la campaña. Ahora bien, La Rioja Alta es claramente la más perjudicada con mermas que sí pueden llegar al 70%. El precio de trigo espera un pequeño repunte, con lo que su impacto final sobre la renta agraria no será muy importante, explica José Ignacio Fernández Alcázar, jefe de sección de Estadística Agraria.
2
La judía verde, casi de forma mayoritaria, se dejará de sembrar este verano en La Rioja Alta. No hay garantías de agua (por el temor a más restricciones), con lo que los agricultores no se arriesgarán a plantar. El guisante verde se sembró y hay menos rendimiento, pero se espera también un mejor precio.
Leguminosas.
La judía verde, casi de forma mayoritaria, se dejará de sembrar este verano en La Rioja Alta. No hay garantías de agua (por el temor a más restricciones), con lo que los agricultores no se arriesgarán a plantar. El guisante verde se sembró y hay menos rendimiento, pero se espera también un mejor precio.
3
Las siembras de patata son algo menores que el año pasado por el temor a la falta de agua, aunque el precio en el mercado libre es bastante bueno. Las siembras de remolacha están hechas y, si no se acentúa la sequía, no tiene por qué ser una mala campaña.
Patata y remolacha.
Las siembras de patata son algo menores que el año pasado por el temor a la falta de agua, aunque el precio en el mercado libre es bastante bueno. Las siembras de remolacha están hechas y, si no se acentúa la sequía, no tiene por qué ser una mala campaña.
4
La producción de frutas se concentra en La Rioja Media (Iregua) y La Rioja Baja. Las heladas afectaron en la zona de Entrena, con daños desiguales y la pera como principal damnificada. En cualquier caso, en el resto no hay problema de agua, al menos de momento, por lo que la campaña se espera buena. De nuevo en La Rioja Alta, los nogales de Pedroso sí se vieron muy afectados, con pérdidas estimadas del 60% de cosecha por las heladas. La cereza tampoco tendrá una buena campaña por precios y por las lluvias en floración. «No llueve cuando tiene que hacerlo; y cuando lo hace, no es buen momento», resume gráficamente Fernández Alcázar.
Frutales.
La producción de frutas se concentra en La Rioja Media (Iregua) y La Rioja Baja. Las heladas afectaron en la zona de Entrena, con daños desiguales y la pera como principal damnificada. En cualquier caso, en el resto no hay problema de agua, al menos de momento, por lo que la campaña se espera buena. De nuevo en La Rioja Alta, los nogales de Pedroso sí se vieron muy afectados, con pérdidas estimadas del 60% de cosecha por las heladas. La cereza tampoco tendrá una buena campaña por precios y por las lluvias en floración. «No llueve cuando tiene que hacerlo; y cuando lo hace, no es buen momento», resume gráficamente Fernández Alcázar.
5
El problema se centra en la extensiva (pastos), ya que la sequía ha dejado el monte seco durante invierno y primavera, con lo que los ganaderos están teniendo costes de producción (piensos) muy elevados. El problema es para el vacuno de carne y el ovino y, especialmente, en los Cameros, ya que La Demanda es una sierra algo más fresca. El problema no afecta al ganado intensivo. De momento, se ha anunciado una línea regional de ayudas para este colectivo.
Ganadería.
El problema se centra en la extensiva (pastos), ya que la sequía ha dejado el monte seco durante invierno y primavera, con lo que los ganaderos están teniendo costes de producción (piensos) muy elevados. El problema es para el vacuno de carne y el ovino y, especialmente, en los Cameros, ya que La Demanda es una sierra algo más fresca. El problema no afecta al ganado intensivo. De momento, se ha anunciado una línea regional de ayudas para este colectivo.
6
Con el 43% de aportación a la renta final agraria (datos del 2014), la uva y el vino de Rioja es, con gran diferencia, la que marca la evolución de la misma. Las estimaciones de daños de la helada son importantes, con entre 500 y 700 hectáreas afectadas de forma desigual en La Rioja Media y, sobre todo, entre 10.000 y 11.000 en La Rioja Alta, de forma también muy desigual: desde siniestro total a parcelas menos afectadas. Habrá merma de producción, pero, entre los seguros (aproximadamente la mitad de los viñedos cuenta con póliza) y el esperado aumento de precios de la uva y el vino -la mayoría de cooperativas que aún tienen vino del 2016 no lo han vendido a la espera de que suba la cántara-, la renta de los viticultores, en general (aunque con un reparto mucho más desigual), se mantendrá en términos similares a los del 2016.
Uva y vino de Rioja.
Con el 43% de aportación a la renta final agraria (datos del 2014), la uva y el vino de Rioja es, con gran diferencia, la que marca la evolución de la misma. Las estimaciones de daños de la helada son importantes, con entre 500 y 700 hectáreas afectadas de forma desigual en La Rioja Media y, sobre todo, entre 10.000 y 11.000 en La Rioja Alta, de forma también muy desigual: desde siniestro total a parcelas menos afectadas. Habrá merma de producción, pero, entre los seguros (aproximadamente la mitad de los viñedos cuenta con póliza) y el esperado aumento de precios de la uva y el vino -la mayoría de cooperativas que aún tienen vino del 2016 no lo han vendido a la espera de que suba la cántara-, la renta de los viticultores, en general (aunque con un reparto mucho más desigual), se mantendrá en términos similares a los del 2016.

Fotos

Vídeos