Experiencia académica y vital

Asier posa con la ciudad chilena de Antofagasta, donde reside temporalmente, al fondo. / A.G.

Asier Gómez Villalbés en Antofagasta (Chile)

DIEGO MARÍN A.

Lo que más le ha llamado la atención al joven riojano Asier Gómez de la ciudad chilena Antofagasta, donde realiza un intercambio en sus estudios de Ingeniería Eléctrica en la Universidad de La Rioja, es que «no tienen la vida social que tenemos nosotros en España». No hay apenas bares y «son bastante más tranquilos que nosotros a la hora de hacer las cosas», es decir, que allí, esperar es «bastante común».

Asier nació en Logroño hace 23 años pero reside en Villalba de Rioja. Viajó a Chile en febrero para cursar el segundo semestre del curso con el principal motivo de «continuar mis estudios en un país distinto» y «aprender todo lo que esta experiencia me va a enseñar tanto en estudios como de la vida». Confiesa estar muy a gusto allí, pero no alargará su estancia porque «mi casa, mis amigos y mi familia están en España». No considera que haya sufrido un gran cambio en su vida, pero sí que está viviendo «una experiencia que recordaré toda la vida».

Allí le gusta hacer «lo típico de un chaval de mi edad», admite. Por ejemplo, ir a la playa porque: «Aun estando en invierno apenas hace frío y puedes ir prácticamente todos los días, aunque sea a tomar el sol». No obstante, añora conducir, algo que «hacía todos los días y me ha encantado desde siempre» y que sólo pudo hacer en una ocasión alquilando un vehículo.

También echa de menos poder ayudar a su padre en la viña. Y es que allí, afirma Asier, está en el desierto, «apenas hay vegetación y todavía no he visto llover desde que estoy aquí». «No es que sea más bonito ni más feo que La Rioja, pero si me hacen elegir, me quedo con mi tierra, que es preciosa», declara.

Fotos

Vídeos